jueves, 17 de junio de 2010

Hay una carta para ti (III)

Y una servidora vuelve para dedicar una cartita a los culpables de su agradable despertar.
La cartita de hoy va dedicada a...


Los vecinos


Estimado habitante de mi bloque:

Usted, caballero o caballera, fue denominado "vecino", del latín "vecinus vecinae" que significa "pesado de los cojones". Su misión en esta, nuestra comunidad, puede seguir diversos caminos... pero como ya hemos hablado del latín, todos los caminos llevan a Roma y haga lo que haga, todo tendrá un mismo objetivo final: joder al prójimo.

Pero ¡ay, amigo! el papel de ser vecino es bidireccional: jode y es jodido (y siempre, por desgracia, sin ningún tipo de intención divertida, festiva o erótica). Por lo tanto, voy a adjuntarle una lista de posibles especímenes con los que quizá identifique fácilmente a sus vecinos o incluso se vea reflejado. En caso de que suceda lo segundo, le propongo comprar un pico y una pala para excavarse una cueva en la sierra y así vivir de acuerdo con la doctrina cristiana del "Hakuna matata"

El melómano: Es el caso más común y se suele disponer de cuatro o cinco por bloque. Si no nos deleita con una reposición del Carmina Burana no se queda tranquilo, es una persona aparentemente cultivada y presumiblemente imbécil que pone "La cabalgata de las Valkirias" a todo volumen para relajarse... o bien imaginar que está en Apocalipsis Now y le encanta el olor a cabreo ajeno por las mañanas.
Existe una variante del melómano pedante estándar, y es el melómano flamenco. Estos son más persistentes y viven unidos al botón de repetición del reproductor de música de turno.
Cuando no acompañan el ritmo de la música con palmaditas y "¡OLÉS!", suben más el volúmen para que todos disfrutemos el quejío flamenco en todo su esplendor. Los quejíos de más de tres minutos son llamadas en clave de una nave nodriza que traerá a Camarón de la Isla de vuelta a la tierra, les rogamos precaución.

El del reggaeton: A esta raza no podemos incluirla en el grupo de los melómanos por razones obvias, pero son los más peligrosos y tocapelotas. Su especialidad es joder sin connotaciones erótico-festivas con canciones con claras connotaciones pornográfico-erótico-sexuales.
Por lo tanto, mientras ellos se imaginan que dan "cachetadas" en el pandero a su "hembra" o ellas se imaginan que se restriegan contra su "papacito" (vease la riqueza léxica de las letras de las canciones de este ¿género?), usted está afilando la katana y preguntándose si el harakiri duele mucho. La única forma conocida de contrarestar su poder es buscar algo más potente y ponerlo a un volumen superior.

Las abuelas ninja: Son duros enemigos que poseen uno de los dones de cartas anteriores, la capacidad de agredirte/sobarte mientras te hablan. Generalmente acompañan su violencia con una voz tan poderosa que ríase usted de Ainhoa Arteta. Además, poseen la habilidad innata de invadir el espacio personal ajeno incluso cuando no están agrediendo al interlocutor. Encontrarte con este especímen por las escaleras puede ser una de las experiencias más cercanas a la muerte que se puedan experimentar. No existe un contraataque conocido.

Los infantes sensibles: Son crías de humano entre 3 y 9 años que poseen lacrimales del tamaño de un tanque industrial. Su objetivo vital es llorar. Si están contentos, lloran; si están tristes, lloran; si es de día, lloran; si es de noche, lloran; si les hacen cosquillas, lloran; si comen chocolate, lloran y así sucesivamente.
Sin criaturas caracterizadas por ser educadas por idiotas. Mangonean a los adultos y lloran para hacerlo, su capacidad pulmonar es insólita y son más pesados que un abanico de tablones. La protección más eficaz es la mudanza, los tapones de los oidos , dopar a la madre con pastillas anticonceptivas para que no repita el error o el infanticidio.

Los duendes del descansillo: Son vecinos que van a ver a otros vecinos a cualquier hora del día y cualquier día del año. Vagan por los descansillos buscando una puerta que les guste para dar palique al incauto que abra. También están las señoras que pasan la escoba por su parte del descansillo sin saber que ya está pagando por una señora que hace eso. La única solución conocida es ir siempre con prisa.

Los vigías: Son criaturas poco conocidas que habitan los balcones y observan el panorama, la hora de llegada de los vecinos, las salidas y las compañías. Posteriormente hacen preguntas como quien no quiere la cosa para sonsacar cosas que ya han visto. Su punto débil son las películas de cotillas desquiciados como ellos.

Los flautistas de Hamelin: Niños en edad escolar que hipnotizan al bloque para que se dirigan hasta la ventana más cercana y se dejen caer. Por lo general carecen de oído y de verguenza ajena, porque suelen hacerlo con la ventana abierta (¡No, cerdacos, no hacen ESO con la ventana abierta, solo tocan la flauta). Normalmente, al vigesimo primer ensayo, se aplauden a sí mismos y corren a tocarle la flauta (y los cojones) al familiar más cercano y a todos los demás por extensión. Generalmente evolucionan con el tiempo a "melómanos" o "reggaetoneros".

Los de los cuatro sentidos: Si está viendo una película de cine independiente sueco, la carta de ajuste o una reposición del NO-DO y escucha "¡¡¡GOOOOOOOOL!!!" es usted el flamante poseedor de un vecino de los cuatro sentidos. Porque está sordo. Da igual la hora que sea, si él va a ver la tele, usted se enterará también. El método para aplacar a esta bestia no existe. Pero golpear la pared con rabia desahoga mucho.

El desabastecido: Suele ser un ser masculino o femenino que vive solo/a y siempre le falta algo.
Además, le narrará el momento exacto en el que estaba comprando y cuándo se dio cuenta de que no había comprado "loqueseaquequeríacomprar". La forma de evitarlo es decirle que "precisamente ahora iba a comprar"

El pupas: Por lo general son vecinos ya mayores con una tendencia preocupante a contar su apasionante biografía clínica. Desde la operación de menisco al tornillo de la cadera, pasando por su gran gripe de este año con su correspondiente vacunación sin olvidarse de contarle lo bien que vienen las friegas de Vicks VapoRub.

El mañoso: Como a todo artista, la inspiración le llega de forma intempestiva, lo que supone martilleos, taladros, golpes y ruido a cualquier hora del día. Generalmente son vecinos veteranos, es decir, que viven en el bloque desde hace mucho, pero sorprendentemente siempre tienen algo que colgar, reponer o cambiar. La única forma conocida de anular sus poderes es asaltar su casa, robar su caja de herramientas y prender fuego a todos los Leroy Merlin a 400 kilómetros a la redonda. Cuando está en acción usted pasa a ser "vecino de los cuatro sentidos" por lo que debe ser consciente de que despertará la ira de otro vecino que reaccionará de otra manera imprevisible, lo que provocará un efecto dominó de muerte y destrucción.

Sin nada más que añadir y con el deseo de no haberle hecho perder su tiempo dedicado a joder a otros, me despido de usted esperando que haga como J.D Salinger y se vaya a vivir lejos de la civilización.

Sin afecto, su segura servidora:

Gy

5 comentarios:

  1. Jajaja Creo que tengo todos esos especímenes a mi alrededor, pero el que siempre me tortutra es el del reggaeton XD
    Por no hablar de ese que siemprese tiene que quejar de algo xD que si las paredes del rellano están sucias, que si las bicis no se pueden dejar ahí ni 5 minutos, que si no hay que dejar que entren los de la publicidad... XD Ese vecino tan contradictorio que se queja del paro y no deja que los pobres que repartan publicidad hagan su trabajo xDD

    ResponderEliminar
  2. jajaja mi vecino es "El Mañoso".. debe de tener la casa como un queso gruyere.
    Aunque creo que lo malo de una comunidad de vecinos, esque hay vencinos de todas las clases que has nombrado, se juntan ahi todos!
    Yo soy algo melomana, pero con musica Rock! (todo sea por joder al mañoso...¿a quien se le ocurre ponerse a taladrar a las 7 de la mañana un domingo?)

    ResponderEliminar
  3. Gaoo!! menudo analisis chulo de los vecinos *O* pero tener a todos esos individuos juntitos y en un mismo bloque no tiene que ser tan chuli U_U

    ResponderEliminar
  4. xD Mi madre utilizaba la técnica del puñetazo en la pared cuando mi vecino del reggaeton ponía a toda caña el volúmen -verla así me traumatizó, daba miedo, pero no tanto como toparse con la loca del quinto, que insultaba a todo aquel con el que se cruzaba en el pasillo y, si no ibas con cuidado, te tiraba las alfombras con su mensaje de bienvenida a la cabeza (si te soy sincera, a esta no sé en qué grupo meterla)-.
    Bss!!

    ResponderEliminar
  5. Kimi, esa clase de vecino existe en TODOS los bloques de España, pero a pesar de su abundancia, soportarles es un suplicio xDD ánimo con ellos xD

    Shiver, si es con rock, no tienes de qué preocuparte. Haces una buena obra. Y aun más si es para joder a otros, que es no solo tu derecho, sino tu deber xDDDD mi vecino de al lado también es un Manitas y vive con un infante sensible y una melómana pedante.
    Una tómbola, vamos.


    Mrs Cold xD que nos lo digan a nosotras xDDD

    Lillian Katherine Hardoy: No me extraña que tu madre se pusiese agresiva xDDDDD
    Lo de tu vecina supera todas mis expectativas en lo que a vecinos se refiere xDDDDDDDD
    Yo tampoco sé en qué grupo meterla, pero sí sé en qué lugar meterla: EL MANICOMIO XDDDD

    Gracias por pasaros.

    ResponderEliminar