sábado, 2 de febrero de 2013

El saber no ocupa lugar

Es posible que tras esta dilatada ausencia muchos penséis que me he marcado un Rajoy. Nada más lejos de la realidad, yo he estado haciendo cosas. Aparte de haber afrontado y superado los exámenes de enero con moderado éxito, relativa dignidad y suficiente morro y de haber pasado mes y medio haciendo un gritón de trabajos y maldiciendo mi suerte a partes iguales (estudiar en Navidad es lo que tiene), he descubierto que...

Nunca se deja de aprender.

Y si no que nos lo digan a los que compaginamos los estudios con el ejercicio de la docencia, aunque sea de manera extraoficial. Una servidora lleva desde septiembre ejerciendo de profesora particular de Matemáticas, Inglés y lo que me echen, en ese orden. Mis alumnos parece que progresan, asimilan e incluso aprenden las cosas que yo les explico. No sé cómo ni por qué, pero lo hacen. Pero no creo que sea comparable a las cosas que yo he aprendido con ellos. 

Los niños, como todo el mundo sabe, son un puñetero dolor de muelas, pero en vista de que los padres de las criaturas están contentos con mi rendimiento, que me pagan y encima me dan excusas para actualizar, habrá que tirar p'alante.

Vamos a continuar con la tradición y hacer un Top 3 con las perlitas más sonadas. Agárrense fuerte:

3. 

 Enano: La profe nos ha dictado este problema:

"Con el dinero de su paga, Pedro fue a comprar un juguete que valía 12'30 euros y con lo que le sobró, compró un juego de consola que valía el triple que el juguete anterior. ¿Cuánto vale el videojuego? Sabiendo que se gastó todo lo que tenía, averigua la cantidad de dinero que percibe Pedro cada mes"

Yo: Es fácil ¿verdad?
Enano:... seh...
Yo: Venga, cuéntame qué crees que tienes que hacer.
Enano: ¿Dividir?
Yo en shock: ¿Cómo que dividir?
Enano: Cuando no sé cómo hacerlo, digo que hay que dividir
 *Más tarde, cuando logré hacerle razonar y comprendió que dividir no siempre es la respuesta*

Yo, llena de inocencia e ingenuidad: Y ahora que lo tienes claro... cuéntame qué tienes que hacer.
Enano: Tengo que saber qué significa "percibir"

*Más tarde, cuando comprendió el enunciado del problema en su plenitud y logró resolverlo, para mi regocijo*

Yo, a punto de llorar: ¿Entiendes por fin el problema?
Enano tocapelotas: No.
Yo ENFURECIDA: ¿PERO QUÉ PASA AHORA? ¿QUÉ NO ENTIENDES? NO SÉ NI PARA QUÉ PREGUNTO... ¿CUAL ES EL PROBLEMA CON EL PROBLEMA?
Enano tocapelotas: ¡A ningún niño le dan tanta paga, esto no se lo cree nadie!
Yo: ... un punto pa ti

Conclusión: A este niño le gusta dividir y sustraer, además, se escandaliza con las pagas generosas siempre y cuando no sean para él. De no ser por su juventud, diría que es miembro del Gobierno de la Nación


2.  
*Primera semana de trabajo, después de que Niño Lumbreras hubiese dado los determinantes*
Yo: Lee el enunciado del ejercicio en voz alta
Niño lumbreras: "Analiza morfológicamente los determinantes y sustantivos"
Yo: Pues hala, todo tuyo.
 *Niño Lumbreras se detiene, con el lápiz sobre el papel*
Yo: ¿Qué te pasa?
Niño Lumbreras: No sé qué hay que hacer



Yo: ¿Y cuál se supone que es la parte que no entiendes?. Analiza morfológicamente "los coches"... no es nada difícil...
Niño Lumbreras: ...
Yo: ¿Qué clase de palabra es "los"?
Niño lumbreras: ...
Yo: ¿QUÉ CLASE DE PALABRA ES "COCHES"?
Niño Lumbreras: ...
Yo: Por tu padre, dime algo...
Niño Lumbreras: No sé.
Yo: ¿Pero cómo no vas a saberlo? ¡Si has dado los determinantes, has tenido que dar los sustantivos!
Niño Lumbreras: Ya
Yo: ¿Y?
Niño Lumbreras: Es que el día que dimos los sustantivos yo me puse malo y no fui



Yo: ¿Y has hecho ya el examen del tema de los sustantivos?
Niño Lumbreras: Sí
Yo: ¿Qué nota sacaste?
Niño Lumbreras: Un 8
Yo: ...
Niño Lumbreras: Es que no preguntó por los sustantivos.




Conclusión : Para examinarte sobre un tema que va sobre los sustantivos, no hace falta analizar sustantivos morfológicamente.


1. 

  
Niñato incrédulo: ¿Cómo se leen los años en inglés?
Yo: Pues depende... dime un año al azar.
Niñato incrédulo: ¡El año en el que yo nací! ¡2001!
Yo: Two thousand and one. Mil se dice "thousand"
Niñato incrédulo: ¡Ah...! ¿Y tú qué edad tienes?
Yo:  Veinte.
Niñato Incrédulo: ¿¿¿QUÉEEEE???
Yo: ¿Qué de qué?
Niñato Incrédulo: ¡Mi prima es mayor y tiene 16 años! ¡creía que tenías su edad!
Yo: ...
Niñato Incrédulo: Qué vieja eres.
Yo: ...
Niñato incrédulo: ...
Yo: Pues ahora averigua el año en el que nací con los datos que conoces.
Niñato incrédulo: Pero si ahora estábamos dando inglés...
Yo: No te distraigas. Venga, haz la cuenta.
Niñato incrédulo: Jo.
Yo: Y la semana que viene vas a buscar cómo se lee el resultado en inglés y me lo cuentas.


Conclusión: A los niños les falta mucha educación y respetar a sus mayores, coño ya.



PS: Ningún niño ha sido dañado durante la realización de este post.