jueves, 29 de mayo de 2014

De graduación... otra vez.

Parece que fue ayer (salvo que no) cuando hablaba de mi graduación tras haber acabado Bachillerato, y sin embargo aquí estoy.  A modo de resumen rápido, he de decir que ya estoy de vacaciones, que no tengo que ir a junio y que mi trabajo de fin de grado fue un rotundo éxito. El lunes me llegó la confirmación oficial de que había aprobado mis últimos exámenes. ¿Qué queda por hacer?

GRADUARME

Mañana me toca aguantar dos horas de discursos (que ya sabéis que los odio con todas mis fuerzas), los tacones, ir vestida de pitiminí y demás historias asociadas a este tipo de eventos. En cuatro años que han pasado, la vida sigue prácticamente igual: la organización de la graduación ha vuelto a ser problemática, me he negado a participar en los discursos, me he negado a hacer un video hipócrita con fotos de todos para mostrar al mundo cuánto nos queremos aunque sea mentira (la cruda verdad es que en 4 años solo me he aprendido el nombre de una decena de personas) y sigo llevando bastante mal en general este tipo de eventos porque me sigo poniendo nerviosa.
Pero lo importante es que después hay fiesta y que pese a todo lo que he sufridohe terminado la carrera y ya no voy a tener que pasar más por allí.

PRUEBA SUPERADA