lunes, 28 de marzo de 2011

Oimos campanas y no sabemos dónde

Nunca me he creído que el mundo fuese a acabar en 2012, pero hay que reconocer que el 2011 ha empezado dignamente para los seguidores de esta teoría del fin del mundo. Los mayas estarían muy poco orgullosos de cómo hemos entendido su complicadísimo y porculero calendario, ellos celebraban fiestas y s elo pasaban chachi mientras aquí los listos estarán timando a los tontos, la gente no comprará cupones para el sorteo de Navidad y todos correremos en círculos metidos en habitaciones del pánico. Obviando que la humanidad parece ir a peor según pasan los siglos, me gustaría que viesen este video, si no lo han visto ya:



(Sí, sé que que un anuncio de televisión orientado a vender un producto te hable de "decisiones que se toman solas" da un poco de risa, pero eso no es lo que me interesa del video)



Estamos intoxicados de información.


No hay nadie que no haya oído hablar de lo que ha sucedido en Japón. Un terremoto en un país donde son el pan de cada día y tienen las medidas más avanzadas para que no provoquen transtornos no parece una gran noticia salvo por la violencia del seísmo. Pero es que luego vino la ola. Y tras la ola, Fukushima.

El seísmo en principio no alcanzaba el 9 en la escala de Richter, pero luego se acordó que se le debía poner un 9.
Las imágenes de cómo la ola estampaba barcos contra los pilares de los puentes aparecían mañana, tarde y noche. Miles de muertos y miles de desaparecidos. ¿Y qué nos faltaba? Que una central nuclear fallase en medio de la devastación del primer país que padeció la radiactividad en sus carnes y el único que la ha sufrido dos veces. Vaya humor más negro.

Los japoneses, actuando como sólo ellos saben hacer, mantienen el tipo, la calma, el civismo, el espíritu del bien común. Mientras tanto, fuera, el desmadre se desata. Aquí en España "El mundo" habla de apocalipsis en mayúsculas en primera plana. Días más tarde todo el mundo señala con el dedo a Günter Oettinger y le acusa de catastrofista y de que se le ha ido la olla. Todos parecen estar de acuerdo en que no está bien que el comisario europeo de energía nos encomiende a los cielos siendo inexperto, según los periódicos, en estos menesteres nucleares. No es de recibo que provoque pánico en Europa. El pánico no es negociable, no es bueno. ¿Está bien que un periódico de tirada nacional hable de apocalipsis en un titular? ¿A qué escala es bueno el pánico? El periodismo parece consistir en contar lo que te cuentan. No parece exigir que te interese ni entiendas del tema. ¿Por qué se acusa a Oettinger de inexperto pero la prensa parece tener toda la credibilidad? Con las horas, fluctuamos entre extremos. Pasamos del "superaremos esto" al "salvemos a las mujeres y los niños" con una velocidad que asusta.

Y aquí todo el mundo tiene su postura muy clara. Si no te preocupas, eres amigo de lo nuclear y verdugo de la Humanidad en ciernes. Si te preocupas eres un catastrofista verde que reniega del progreso. Y la realidad es que aquí nadie quiere la verdad porque nadie va a asumirla, la verdad es lo que interesa a según qué personas.

A cada reactor que empeora, ponen la imagen del mismo edificio de contención dañado.

Siguen poniendo HEROES DE FUKUSHIMA entre comillas, como si no lo fuesen en verdad.
A cada hora cambian de opinión sobre la radiactividad presente en la zona.
De repente se puede beber del grifo cuando antes no se podía.
A cada minuto, controlan o no la temperatura del reactor que toque.
A cada rato que pasa se controla o no se controla.
¿Fusión o no fusión? ¿Parcial? ¿total?
La OMS decía que estaba todo controlado pero ahora nos dice que hay que andarse con ojo.
Cuando sale humo blanco del reactor, avemus papa. Cuando es negro, no sabemos qué coño pasa.

Y partiendo de la base de que la verdad no le interesa a nadie... vienen los que prometen hechos. Limpios, puros. ¿Qué hechos? Los "hechos" son que tenían las cosas más o menos controladas pero no bajaban el nivel de alerta 5. Los hechos son que cada vez que bajaba la radiactividad en la zona, todo el mundo se olvidaba de los muertos, desaparecidos y gente sin nada por culpa de la catástrofe y Japón dejaba de ser noticia como si tener "poca radiactividad" con cuatro reactores jodios fuese algo natural. Los hechos son que el plutonio da miedo porque lo dicen en la tele y nadie sabe por qué. Los hechos son que han venido a decirnos que lo peor ya ha pasado pero hace unas horas se han detectado los niveles más altos de radiactividad desde que empezó el dilema. La prensa internacional vende catástrofe. En japón tratan de tranquilizar. Volvemos al asunto del pánico. Japón dijo que era la peor situación desde la Segunda Guerra mundial. Otros compararon la situación con Chernobyl (y el tema de Chernobyl me tiene muy quemada porque al parecer la gente aun no tiene metido en la cabeza el alcance y la gravedad que tuvo esa tragedia)

En teoría hemos de comprender que los japoneses, con su repeto por el bien común, no quieran que el pánico nuclear corra salvajemente entre ellos , sobre todo teniendo en cuenta los antecedentes históricos . Pero ha habido (o hay) boquetes en las vasijas de algunos de los reactores que sueltan radiactividad a la atmósfera.
Y mucha gente se preguntaba cómo hay que interpretar el hecho de que se amplie el radio de seguridad en torno a la central. ¿Interpretar? No deberíamos interpretar nada. Podría ser que las instituciones japonesas se preocupan por sus ciudadanos y prefieren prevenir a curar. Podría ser que se les está yendo de las manos pero no lo reconocen y tratan de salvar a toda la gente que se pueda.

Y si hay que interpretarlo todo, entonces no sabemos nada.

No sabemos qué demonios está pasando en Japón. No sabemos qué está ocurriéndole a la gente que está metida dentro de la central y no vamos a saber el alcance real del suceso porque sea lo que sea lo que esté ocurriendo, decir la verdad perjudicaría a alguien importante.
Si es muy malo, los jefazos y los gobiernos que promueven lo nuclear tendrían que enfrentarse a una opinión pública furibunda y tendrían que paralizar temporalmente sus planes hasta que a la peña se le olvidase. Si el resultado es más bueno del esperado, los verdes pierden su argumento definitivo contra lo nuclear.
Y ahora, en medio de toda la confusión, la gente se pone a debatir si la energía nuclear es buena o es mala; si es imprescindible o no lo es. Y seguimos con las dos posturas extremistas de siempre. Yo soy realista. Me da pánico lo nuclear. No hay nada que me de más miedo, pero también comprendo que si ahora apagásemos las centrales, tendríamos un problema energético de dimensiones cósmicas. ¿Y de quien es la culpa? De los de siempre.



Lo que realmente ocurre es que estamos intoxicados, intoxicados de desinformación.

domingo, 13 de marzo de 2011

Planes de futuro.



A veces me da por pensar qué tengo planeado hacer con mi vida. Y en vez de tener cientos de opciones en mente como cabría esperar dada mi sobresaliente inteligencia y mi espectacular versatilidad ... solamente escucho grillos. Sin embargo, he tenido momentos en los que el sol parecía brillar sobre ese campo inmenso de opciones y vislumbré brevemente opciones de futuro.


En mi más tierna infancia, yo, como cualquier otra niña inocente, cándida e ignorante de la vida, quería ser...





PALEONTÓLOGA
(los que hayan pensado que quería ser veterinaria, princesa, modelo o cantante, que levanten la mano)




Sentía una poderosa atracción hacia esos extraños reptiles y sus interminables nombres. Me diseñé un cuaderno privado en el que apuntaba los dinosaurios que más me llamaban la atención y les intentaba dibujar con todo el rigor que me permitía mi edad, es decir, ninguno. Hubo incluso un momento en el que ya me los inventaba yo y me atribuía a mí misma su descubrimiento. Quería ser la Indiana Jones del Jurásico. Porque esa es otra... mi única referencia, mi modelo a seguir sin ninguna discusión era Indiana Jones. No se crean ustedes que yo iba a ver Parque Jurásico (de hecho aun no me he sentado a ver esa peli). Yo quería un sombrero, un jeep y un látigo para desenterrar huesos de bestias pardas extinguidas hace millones de años.


Pero los años no pasan en balde para nadie, y , comprendiendo que ser paleontóloga era algo demasiado inaccesible para alguien como yo, decidi seguir adelante abandonando mi primer gran sueño profesional.
Decidí sentarme y reflexionar sobre cosas que yo pudiese hacer. Y lo primero que me vino a la mente fue que podía ser astronauta sin ningún tipo de problema.
A ver por qué yo no podía ser astronauta. ¿Que soy miope? ¿Y qué pasa? La gente conduce camiones con gafas, a ver por qué narices no iba a poder yo llevar el transbordador espacial. Con lo maja que soy yo, los de la NASA me tendrían en palmitas.

Pero mi mejor amiga me abrió los ojos. No dijo que no fuese capaz de conseguirlo, nunca puso en duda que yo pudiese llegar a ser astronauta. Solamente me dijo una cosa:

-Pero eso es muy peligroso... imagina que te alejas de la nave y te vas flotando. Ya no podrías volver.

Golpe de efecto. Necesitaba un trabajo que pudiese desempeñar dentro de la atmósfera terrestre. ¿Pero cual?

A partir de ahí empecé a imaginarme en diversos puestos de trabajo, formándome un poker mental de profesiones en las que me veía encajar perfectamente pero sin tener que estudiar la carrera, porque me parecía un coñazo:
Pensé en ser periodista, corresponsal, concretamente. Para mí entonces no existían más periodistas que los corresponsales de guerra. Los que daban el informativo eran unas nenazas. Mi razonamiento era simple: viajar mola, pero viajar a donde hay más peligro de que te maten no mola. Descartado

Me imaginé de ilustradora. Mi mejor amiga escribía historias y yo, de Pascuas a Ramos, le hacía un fan-art. Esa era toda mi tarea de ilustradora. Y si lo hacía con 12 años ¿por qué no lo iba a hacer con 30? Luego descubrí que a esa gente le ponen fechas límite y a mí no se me puede forzar artísticamente. Descartado.

Volví a mis orígenes, pensando en hacerme Presidenta del Gobierno (trabajo accesible donde los haya) pero incluso entonces me daba cuenta de que sería físicamente incapaz de aguantar una oposición made in Spain. Descartado.

Con desazón... concluí que podría enfocar mi futuro profesional por las asignaturas que se me diesen bien. Al final fui inclinándome hacia los idiomas. Se me daban bien y me gusta viajar. Así que mataba dos o tres pájaros de un tiro y así no me quemaba pensando en mi futuro trabajo, que es un tema que siempre me ha traido por la calle de la amargura.

Sin embargo, en 4º de la ESO, mi bestia científica volvió a nacer. Me plantee la arquitectura como opción. Pero si me ponía nerviosa haciendo cuentas en un examen parcial, no me imaginaba yo diseñando edificios con la presión de saber que ahí iba a vivir gente. Sin contar con que no iba a ponerme a dar Dibujo Técnico ni aun que me pagasen.

También pensé en meterme en la docencia. Me imaginaba de profe y me gustaba pensar "os vais a cagar todos como apruebe yo una oposición"
Mis exámenes habrían sido recordados en los siglos venideros. Mi mote sería el más sonado de la Comunidad de Madrid. Sería el terror del centro. El AZOTE del alumnado. Además, siempre he tenido un vicio oculto: Siempre me ha gustado parodiar las preguntas de los exámenes y me habría molado poner alguna en algún examen para desconcertar. He aquí las pruebas:

"Si el tren de las 9 sale a las 11:30 de Madrid a 120 km/h con dirección Barcelona y un coche sale de Barcelona a 180 km/h y la Guardia Civil le para para multarle ¿cuándo se encontrarán, contando con que en este problema los trenes no van sobre vías y solamente hay un camino único para ir de Madrid a Barcelona?"

"Analiza sintácticamente, morfológicamente, fonológicamente, semánticamente y acojonantemente: La concatenación helicoidal de las matrices cuánticas periféricas de los estroncios letárgicos cuyo estado latente viene siendo producido por la epistemología sináptica. (5 puntos)"


"Si lanzamos un proyectil a 40m/s en un ángulo de 30º:
A) Describe el movimiento.
B) Si en vez de lanzar el proyectil lo soltamos desde un avión azul que sobrevuela un acantilado a 7000 m ¿el objeto caerá sobre una isla situada a 10 km del acantilado?
C) Volviendo al lanzamiento oblicuo, di cual es la altura máxima y el alcance que adquirá la profesora de Física si le arreas una patada en el culo con una fuerza de 25 m/s en un ángulo de 15º ¿Conseguirá sobrepasar la vaya del instituo, situada a la mitad de la trayectoria de lanzamiento, si la vaya mide 5 m? ¿Si no sobrepasa esa altura, se llenará la boca de hierros?
¿Qué clase de consecuencias puede tener eso en la salud y calidad de vida de la buena mujer y qué repercusión tendrá eso en tu nota?
D) Si cogemos una pelota y ponemos a Oliver Atom a 345 metros de un bloque de edificios para que chute... ¿a cual de los 67 pisos llegará la pelota? ¿se derrumbará el edificio? En caso de ser así ¿cuál será el alcance total del balón y la velocidad con la que impacte contra el suelo?
E) Para terminar, dime el nombre y apellidos del proyectil y si le gustan las galletas o el turrón."

Pero es que no tengo paciencia para eso. Descartado.


Y entonces lo vi claro, quería ser médico.
Antes de sobrepasar la barrera de 2º de Bachillerato yo lo tenía muy clarito. Aun con una nota dura de corte, yo quería ser médico. Luego vino Bolonia a hacerme pedorretas y se me jodió el invento.
Pero teniendo en cuenta que para mí no ir a clase teniendo 39 ºC es tener mucho cuento, no sé yo si habría sido apta (cada uno se consuela como quiere)

Y ahora estoy en una carrera de Letras.



Y no tengo ni la más remota idea de lo que voy a hacer con mi vida. ¿Y vosotros?


Seguiremos informando