lunes, 28 de marzo de 2011

Oimos campanas y no sabemos dónde

Nunca me he creído que el mundo fuese a acabar en 2012, pero hay que reconocer que el 2011 ha empezado dignamente para los seguidores de esta teoría del fin del mundo. Los mayas estarían muy poco orgullosos de cómo hemos entendido su complicadísimo y porculero calendario, ellos celebraban fiestas y s elo pasaban chachi mientras aquí los listos estarán timando a los tontos, la gente no comprará cupones para el sorteo de Navidad y todos correremos en círculos metidos en habitaciones del pánico. Obviando que la humanidad parece ir a peor según pasan los siglos, me gustaría que viesen este video, si no lo han visto ya:



(Sí, sé que que un anuncio de televisión orientado a vender un producto te hable de "decisiones que se toman solas" da un poco de risa, pero eso no es lo que me interesa del video)



Estamos intoxicados de información.


No hay nadie que no haya oído hablar de lo que ha sucedido en Japón. Un terremoto en un país donde son el pan de cada día y tienen las medidas más avanzadas para que no provoquen transtornos no parece una gran noticia salvo por la violencia del seísmo. Pero es que luego vino la ola. Y tras la ola, Fukushima.

El seísmo en principio no alcanzaba el 9 en la escala de Richter, pero luego se acordó que se le debía poner un 9.
Las imágenes de cómo la ola estampaba barcos contra los pilares de los puentes aparecían mañana, tarde y noche. Miles de muertos y miles de desaparecidos. ¿Y qué nos faltaba? Que una central nuclear fallase en medio de la devastación del primer país que padeció la radiactividad en sus carnes y el único que la ha sufrido dos veces. Vaya humor más negro.

Los japoneses, actuando como sólo ellos saben hacer, mantienen el tipo, la calma, el civismo, el espíritu del bien común. Mientras tanto, fuera, el desmadre se desata. Aquí en España "El mundo" habla de apocalipsis en mayúsculas en primera plana. Días más tarde todo el mundo señala con el dedo a Günter Oettinger y le acusa de catastrofista y de que se le ha ido la olla. Todos parecen estar de acuerdo en que no está bien que el comisario europeo de energía nos encomiende a los cielos siendo inexperto, según los periódicos, en estos menesteres nucleares. No es de recibo que provoque pánico en Europa. El pánico no es negociable, no es bueno. ¿Está bien que un periódico de tirada nacional hable de apocalipsis en un titular? ¿A qué escala es bueno el pánico? El periodismo parece consistir en contar lo que te cuentan. No parece exigir que te interese ni entiendas del tema. ¿Por qué se acusa a Oettinger de inexperto pero la prensa parece tener toda la credibilidad? Con las horas, fluctuamos entre extremos. Pasamos del "superaremos esto" al "salvemos a las mujeres y los niños" con una velocidad que asusta.

Y aquí todo el mundo tiene su postura muy clara. Si no te preocupas, eres amigo de lo nuclear y verdugo de la Humanidad en ciernes. Si te preocupas eres un catastrofista verde que reniega del progreso. Y la realidad es que aquí nadie quiere la verdad porque nadie va a asumirla, la verdad es lo que interesa a según qué personas.

A cada reactor que empeora, ponen la imagen del mismo edificio de contención dañado.

Siguen poniendo HEROES DE FUKUSHIMA entre comillas, como si no lo fuesen en verdad.
A cada hora cambian de opinión sobre la radiactividad presente en la zona.
De repente se puede beber del grifo cuando antes no se podía.
A cada minuto, controlan o no la temperatura del reactor que toque.
A cada rato que pasa se controla o no se controla.
¿Fusión o no fusión? ¿Parcial? ¿total?
La OMS decía que estaba todo controlado pero ahora nos dice que hay que andarse con ojo.
Cuando sale humo blanco del reactor, avemus papa. Cuando es negro, no sabemos qué coño pasa.

Y partiendo de la base de que la verdad no le interesa a nadie... vienen los que prometen hechos. Limpios, puros. ¿Qué hechos? Los "hechos" son que tenían las cosas más o menos controladas pero no bajaban el nivel de alerta 5. Los hechos son que cada vez que bajaba la radiactividad en la zona, todo el mundo se olvidaba de los muertos, desaparecidos y gente sin nada por culpa de la catástrofe y Japón dejaba de ser noticia como si tener "poca radiactividad" con cuatro reactores jodios fuese algo natural. Los hechos son que el plutonio da miedo porque lo dicen en la tele y nadie sabe por qué. Los hechos son que han venido a decirnos que lo peor ya ha pasado pero hace unas horas se han detectado los niveles más altos de radiactividad desde que empezó el dilema. La prensa internacional vende catástrofe. En japón tratan de tranquilizar. Volvemos al asunto del pánico. Japón dijo que era la peor situación desde la Segunda Guerra mundial. Otros compararon la situación con Chernobyl (y el tema de Chernobyl me tiene muy quemada porque al parecer la gente aun no tiene metido en la cabeza el alcance y la gravedad que tuvo esa tragedia)

En teoría hemos de comprender que los japoneses, con su repeto por el bien común, no quieran que el pánico nuclear corra salvajemente entre ellos , sobre todo teniendo en cuenta los antecedentes históricos . Pero ha habido (o hay) boquetes en las vasijas de algunos de los reactores que sueltan radiactividad a la atmósfera.
Y mucha gente se preguntaba cómo hay que interpretar el hecho de que se amplie el radio de seguridad en torno a la central. ¿Interpretar? No deberíamos interpretar nada. Podría ser que las instituciones japonesas se preocupan por sus ciudadanos y prefieren prevenir a curar. Podría ser que se les está yendo de las manos pero no lo reconocen y tratan de salvar a toda la gente que se pueda.

Y si hay que interpretarlo todo, entonces no sabemos nada.

No sabemos qué demonios está pasando en Japón. No sabemos qué está ocurriéndole a la gente que está metida dentro de la central y no vamos a saber el alcance real del suceso porque sea lo que sea lo que esté ocurriendo, decir la verdad perjudicaría a alguien importante.
Si es muy malo, los jefazos y los gobiernos que promueven lo nuclear tendrían que enfrentarse a una opinión pública furibunda y tendrían que paralizar temporalmente sus planes hasta que a la peña se le olvidase. Si el resultado es más bueno del esperado, los verdes pierden su argumento definitivo contra lo nuclear.
Y ahora, en medio de toda la confusión, la gente se pone a debatir si la energía nuclear es buena o es mala; si es imprescindible o no lo es. Y seguimos con las dos posturas extremistas de siempre. Yo soy realista. Me da pánico lo nuclear. No hay nada que me de más miedo, pero también comprendo que si ahora apagásemos las centrales, tendríamos un problema energético de dimensiones cósmicas. ¿Y de quien es la culpa? De los de siempre.



Lo que realmente ocurre es que estamos intoxicados, intoxicados de desinformación.

3 comentarios:

  1. Naaa, no croe que estemos desinformados: estamos llenos de información de meirda :P. ME explico: si los lectores necesitan esperanzas para que no cunda le pánico, todo va bien; si hay qeu vender periodicos, agarrate los femeninos o los machos que vienen curvas; si quieren un punto medio, cuidado, que la cosa no está estabilizada. Para informaicónd e verdad, busca gente española que esté llevando blogs y vivan allí, que sabrán informarte mejor dentro de su desinformación :P. Xa-LFDM

    ResponderEliminar
  2. Bueno, Gy, no ha sido para tanto la entrada... ya me habías asustado. xD

    Estamos totalmente desinformados... lo mismo pasó con la gripe A (y con la aviar y un montón de epidemias que iban a diezmarnos). Lo de Japón parece grave, pero habrá que esperar y no tomar decisiones en caliente, teniendo en cuenta que España no es precisamente una zona propensa a sufrir tsunamis.
    Y parece que con el asunto de lo nuclear, que vende muchos periódicos, se han olvidado de la cantidad e muertos que ha habido por el tsunami...

    ResponderEliminar
  3. Mami, estar rodeado de información de mierda, para mí es estar desinformado xD no te dicen la verdad, sino lo que quieres oir. De ahí que haya tantos periódicos/canales orientados a sectores concretos de población. Un beso grande!

    Gaz, es que decidí enfocarlo de otra manera. Y sí, lo de la gripe A fue un claro ejemplo de FAIL para la OMS.

    Gracias por comentar!

    ResponderEliminar