domingo, 27 de noviembre de 2011

Hay una carta para ti (VII)

La dicharachera epístola esta vez va dedicada a...


Los impuntuales.


Estimado amigo impuntual:

Me dirijo a usted con la firme intención de manifestarle mi profunda curiosidad por esa desconcertante condición que es la impuntualidad. Según estudios recientes avalados por la Universidad de los Estudios Inútiles y el Instituto Tiremos-El-Dinero-Que-Nos-Sobra he podido comprobar que la impuntualidad no es un rasgo genético asociado a una sola raza, a una latitud o a una longitud. Es un fenómeno repartido de manera homogénea a lo largo y ancho del planeta al que todos estamos expuestos. Todos conocemos individuos que, como usted, carece de la capacidad de mirar un reloj. Ustedes los impuntuales poseen una disfunción motriz de los pulgares prénsiles que les impide ponerse un reloj de muñeca o pulsar una tecla al azar del móvil para ver la hora. Ahora la cuestión que nos ocupa es cuanto menos turbia:

¿El impuntual nace o se hace?

Según el Centro de Investigación Hagamos-un-estudio-para-que-lo-saquen-al-final-del-Informativo la puntualidad es una habilidad ninja que se aprende gracias a las lecciones magistrales de nuestro primer reloj suizo: Las madres. Allá donde hay una madre no hay impuntualidad. La impuntualidad, por temor a la mirada de la muerte, se autodestruye antes de entrar por la puerta. No quiero sembrar el desasosiego en su alma, pero es mi deber informarle de que si es impuntual, usted y solo usted tiene la culpa.

Según una convención social que aun no he logrado entender, usted dispone de un margen de 10 minutos que se denominan "de cortesía". No obstante, sabemos que usted no los tiene en cuenta. Una vez que la cortesía de la persona que le está esperando se ha agotado completamente usted hace acto de presencia caminando con una gran parsimonia como si la cosa no fuese con usted. En este caso, cotidiano para usted, pueden ocurrir dos cosas:

  1. La persona que le está esperando le mirará con considerable hostilidad y hará algún comentario del tipo "cómprate un reloj" o "¿qué horas son estas?". Le recomendamos que, si no tiene mucha confianza con la persona, se invente una excusa que justifique su poca vergüenza. En caso de que haya confianza... por lo menos invite a algo a esa criatura paciente que tiene por amigo.
  2. Usted llegará al punto de encuentro y, para su sorpresa no habrá nadie. No se sienta aliviado. Con toda seguridad usted no ha sido el primero en llegar lo que significa que sus compañeros se han hartado de esperarle durante 30 minutos y han regresado a sus casas. Le recomendamos encarecidamente que vuelva corriendo a su domicilio y esté pendiente del teléfono. Probablemente usted recibirá una llamada poco amigable a lo largo de la jornada.

Yo sé bien que de ser por usted, se habría quedado 12 meses en el vientre de su madre, pero la oxitocina, esa hormona traicionera, le metió prisa. He aquí mi consejo amigo: Acostúmbrese. La gente no vive para esperarle a usted por mucho que se empeñe. Hemos detectado que existen sujetos que, a parte de convertir la impuntualidad en una norma en sus relaciones sociales, también lo hacen en su vida profesional. Sigan mi consejo, amigos:

Más vale fichar tarde que nunca, pero si no quiere dejar de fichar, mejor sé puntual.


Aquí le adjunto un bonus track:


Los impuntuales que se dedican a la docencia.

Esta subespecie de impuntuales sufren este mal de una manera mucho más severa que el resto de sus compañeros de fatigas. Son especímenes que poseen una autoridad que no la da firmar una nómina. Son seres ancestrales que se ganan el respeto, el miedo y el odio encubierto de los alumnos a golpe de ausencia y boli rojo.
Estimada persona puntual que padece los abusos de estas criaturas sin corazón, lamento comunicarle que está completamente indefenso a los perversos deseos de esos impredecibles seres. He aquí las normas básicas de comportamiento del típico profesor impuntual:

  • Faltará sin enviar un aviso y le importará un comino que usted, persona responsable, haya tenido que hacer un viaje para nada.
  • Encima de faltar, pedirá que buseque una hora libre en su horario para recuperar una de las muchas clases a las que faltó.
  • Si llega con media hora de retraso al aula, puede darse con un canto en los dientes.
  • Si llega a clase y no hay nadie, encima se ofenderá.
  • Si hay gente que no puede asistir a la clase de recuperación porque el horario coincide o por cualquier otra circunstancia, se sentirá agredido, menospreciado y vilipendiado como ser humano y llorará porque no se valora su titánico esfuerzo.
  • Inventará excusas estúpidas que pueden desmontarse con suma facilidad.
  • Y por último, pero no menos importante... este tipo de profesores, a parte de todo lo anterior, tienden a ser bastante mediocres en líneas generales.


Diga no a la impuntualidad. Diga no dos veces a la impuntualidad si encima es profesor.


Sin otro particular (que no quiero entretenerle en caso de que vaya a ir a algún sitio), le saludo atentamente.

domingo, 6 de noviembre de 2011

Series de mis amores (II)



Os voy a hablar de la última de mis sonadas obsesiones en lo que a series de televisión de refiere:





Antes de nada tengo que decir que mi experiencia previa con el mundo zombie se puede resumir con el videoclip de Thriller. No obstante, me lo estoy tomando muy en serio, tanto que dediqué dos tardes en las que debería haber estado haciendo algo útil (según mi madre) para ponerme al día con todos los capítulos. El problema con mi madre es que no entiende que estoy instruyéndome en el sucio, sanguinoliento y repugnante arte de matar zombies, algo muy prudente dados los tiempos que corren. Viendo cómo está el patio puede haber un inminenete apocalipsis zombie y nos puede pillar a todos con el culo al aire. Lo mismo es el 20N, puede levantarse hasta Paquito, indignado como el resto de españoles y decir que con él estas cosas no pasaban o quizá el apocalipsis llegue con el reinicio del calendario Maya. Pero mi madre no entiende que yo estoy invirtiendo en el futuro sin comprar letras del tesoro y se queja de que veo a babosos con maquillaje en vez de formarme intelectualmente. Ayseñorllévamepronto.

Los visionarios como yo tenemos que padecer esta feroz incomprensión, pero ya me reiré yo cuando el gobierno ponga anuncios del tipo "esto lo arreglamos entre todos" para cuando los zombies se pongan a comer seres humanos. En fin... pensaba decir lo mucho que me ha gustado la serie en general y tal, pero creo que ha quedado claro que me ha calado, por lo que pasamos a otra sección del análisis:

Cosas que conviene saber antes de ver la serie:

  • Si eres de las personas que se encariñan rápido de los personajes, puedes verla, pero estarás condenado a sufrir.
  • Si eres sensible con el tema de las vísceras, la sangre y la muerte en general... vas listo.
  • Si no eres sensible con ese tema, lo mismo alguna que otra vez te quedas con ganas de más, pero la serie en general está genial.
  • Posiblemente, después de ver algunos capítulos te apetezca hacerte un kit de supervivencia para un apocalipsis zombie. No te olvides de llevar ropa interior de repuesto.
Y ahora vamos con lo importante:

Los personajes


Rick Grimes a.k.a el personaje adorable de "Love Actually" que se declara de una manera preciosa a Keira Knightley. Es un sheriff, marido de Lori, padre de Carl y mejor amigo de Shane. Decir que sobrevivió a un disparo, a un coma y a un apocalipsis zombie no expresa ni un cuarto de la mitad de lo que mola Rick. Solo a un sheriff más duro que los empastes de Hulk se le ocurriría llegar a una Atlanta post-apocalíptica montado a caballo. Solo él decide esconderse dentro de un tanque para huir de una horda de zombies y solo él es capaz de proponer una idea descabellada como untarse de visceras de caminante para pasar desapercibidos entre ellos. Pero no solo eso. Solo alguien tan genial como Rick Grimes está preparado para ser el último en llegar a un grupo y ponerse a partir el bacalao. Porque admitámoslo, le cuesta dos segundos arrebatarle a Shane el liderazgo. No obstante, le encanta ponerse en peligro por los demás a pesar de ser un padre de familia. Tiene buen fondo, pero en lo que respecta a su familia es de poco pensar. Alma de cántaro ¿cómo se te ocurre llevarte a tu hijo por el bosque, con riesgo de encontrarse con caminantes o con otros tipos de peligros? "Hacerte el guay con tu hijo" está por debajo de "sobrevivir" en la escalaeneral de prioridades. Como dato irrelevante, es el flamante poseedor de un par de cuernazos "por error de cálculo". Si él se diese cuenta de esa mácula que empaña su excelente currículum, implosionaría y el mundo dejaría de tener sentido.


Shane: A parte de ser el segundo poli más duro de la serie y más mejor amigo de Rick es el hombre con las orejas más raras que he visto jamás. Al menos será así hasta que Rick se entere de que Shane ha estado frungiendo con su mujer durante su coma.A ver, no suena tan mal como parece. Shane dio a Rick por muerto cuando los zombies tomaron el hospital y se fue a buscar a Lori y a Carl... y como todo el mundo sabe, el roce hace el cariño, los apocalipsis zombies unen mucho y al final surgió la llama entre el amigo del marido y la presunta viuda del marido. En ese contexto, y teniendo en cuenta que ambos pensaban que Rick había cascado, pues no es infidelidad... el problema viene cuando Rick aparece vivito y coleando y tanto Lori como Shane se quedan con una poker face de libro porque nunguno contaba con que Rick es técnicamente inmortal visto lo visto. Esto no habría ido a mayores si a la gente no le gustase tanto dramatizar las situaciones. Shane debería haber hablado con su amigo sobre el tema de beneficiarse a su esposa. La cosa, según mis guionistas mentales debería ser más o menos así:

Shane: Oye Rick, tío... mira, que tengo una cosa que contarte.
Rick: Sí, cuéntame bro, de verdad, gracias por cuidar de mi mujer y mi hijo, no sé cómo te lo voy a agradecer.
Shane: Creo que sé cómo puedes agradecérmelo
Rick: Pues tú pide, lo que sea.
Shane: Tu mujer no ha estado precisamente desatendida básicamente porque hemos estado acostándonos. He cuidado muy bien de ella y por eso, lo mínimo es que olvidemos el asunto y aquí paz y después gloria.
Rick: ...
Shane: Venga, que aquí no ha pasado nada
Rick: ...
Shane: ...
Rick: Vale.

Pero no. Ahora Lori está enfurruñada con Shane, Shane está en plan emo y la vida es una tómbola. Hay que ver cómo se complica la gente la vida. Cabe destacar que desde el principio ha sido uno de los personajes más odiados de la serie. Yo le defendía con uñas y dientes hasta el capítulo del pasado domingo, pero ahora por mí puede picársela un pollo porque lo que hizo no tiene nombre.

Lori Grimes: La mujer de Rick, la que ha estado frungiendo con Shane, la madre que en medio de un apocalipsis zombie, en vez de decirle a su hijo que se quede en un lugar seguro le deja que se de el capricho de acompañar a su padre porque "no quiere ser la mala". Familia Grimes... necesitáis poner en orden vuestras prioridades, en serio. Vuestro hijo no tiene amigos con los que poneros verdes, podéis dejar eso de ser padres enrrollados para cuando se extingan los zombies.
Lori, por otro lado, culpa a Shane de hacerla creer que Rick estaba muerto cuando, como se ve claramente, no es así. Hija, sé honesta con tu marido, que es un cacho de pan y deja de ir por ahí quejándote de la vida. Vaya culebrón, por la gloria de mi madre. Por otro lado, me gusta cuando defiende a Rick de la tropa de guarracas entre las que destaca Carol, a la que voy a dedicar un par de líneas o tres.

Glenn: Glenn es adorable. Perfecto. A parte de sorprender a Daryl Dixon con su soberana inteligencia (que es mucho decir), le salvó la vida a Rick en Atlanta y fue el único que tuvo valor de unirse al plan de embadurnarse en vísceras de zombie... sin contar con que huyó de la horda en un deportivo rojo guindilla con la alarma pitando a todo volumen. Eso es estilo y lo demás son tonterías. Más vale que los guionistas le dejen vivir porque si no mi ira será terrible.


Daryl: Este hombre al parecer no aparecía en el comic, pero no puedo describir de manera apropiada lo mucho que me alegro de que los guionistas de la serie hayan decidido integrarle en el grupo. No solo es una bestia parda que mata zombies con una ballesta y que podía competir con Rick en "machosidad" con una mano atada a la espalda, además le ha salvado la vida en varias ocasiones a T-Dog (un personaje inútil al que no le dedicaré un apartado que solamente existe para demostrarnos que los tontos del culo sobrevivirán tmabién al fin del mundo) y se está ocupando de buscar a Sophia como si le fuese la vida en ello. Y todo ello a mientras busca a su hermano, caza para el grupo y es absolutamente genial a tiempo completo.


Carol: La que peor me cae. Su marido la pega con frecuencia. Shane, cuando le pilla, le da una paliza para que no se le ocurra volver a tocarla pero Carol, en un alarde de inteligencia, decide irse a cuidar de su marido en vez de darle las gracias a Shane. Solo sabe llorar, quejarse y dar por saco. Cuando su hija se pierde en el bosque mientras huye de un caminante Rick es el único que va a ayudarla y aun con esas, él tiene la culpa de que su niña ande sola por ahí ¿Le veis la lógica? ¿No? Pues yo tampoco. Si tanto quieres a tu hija y tan mal lo ha hecho Rick, haber ido tú, so asquerosa. Pero no se queda ahí, no solo no le parece suficiente tocar las narices a Shane y a Rick... después de que Daryl de haya dejado los cuernos buscando a Sophia, ella se dedica a llorar por los rincones para hacerle sentir culpable por haber dejado de buscar UN RATITO (porque Daryl puede parecer un ser superior, pero no lo es, es humano). Es una experta "drama queen" y me cae mal. Muy mal. Y eso que siempre he sido comprensiva con el dolor de una madre, pero es que esta tía se dedica excusivamente a quejarse y a dejarle el trabajo sucio a otros.


Andrea es la más molona de todas las chicas que hay por el momento, por lo menos es la que más promete a pesar de los pesares. Perdió a su hermana Amy a manos de los zombies en la primera temporada y ella misma fue la que tuvo que matarla cuando se convirtió, intentó acabar con su vida cuando llegó al CDC, pero Dale actuó rápido y la hizo salir de allí. Sin embargo y por razones que no alcanzo a comprender, está enfadada con él porque cree que la manipulo de alguna manera para que no cumpliese su objetivo. Yo discrepo, si de verdad hubiese querido matarse lo habría hecho. Cuando se le pase la tontería la amaré plenamente.

Dale: el abuelito del grupo, adorable a más no poder. Adora a Andrea y ella se pone mohina, pero sé que se le pasará porque Dale se hace querer. Para mí es intocable. Punto.


Hay más personajes, pero, o bien salen poco, o me parecen demasiado irrelevantes como para dedicarles un apartado (vease T-Dog)



PD: ¿Hace falta que avise al principio de que la entrada está plagada de spoilers?

PD2: "Machosidad" es un concepto muy útil que no existe. No lo busquéis en el diccionario.