martes, 29 de junio de 2010

La apuesta.

Apostar es una costumbre muy fea, lo sé.
Y aun más cuando pierdes. Y hoy me ha tocado perder.
Pero no voy a llorar, porque gracias a que yo he perdido, toda España tiene una excusa para liarla parda y salir en la tele.

Aposté y perdí.
Dije que mis niños, mi Selección no iba a pasar de cuartos. La cara de Cristiano Ronaldo al finalizar el encuentro ha puesto de manifiesto lo equivocada que estaba. Priceless.
Y eso me llena de orgullo y satisfacción xDDD. Me encanta que el chavalín ese no tenga ya nada más que hacer por esas lejanas tierras y haya demostrado lo mediocre que puede ser cuando se lo propone. Demasiado como para haber salido tan caro.
Pero esa no es la cuestión.
Tengo palabra y vengo a cumplir mi castigo:


Un mínimo de veinte líneas haciendo lo imposible


Con todos ustedes, la alabanza a la saga de Crepúsculo.


Crepúsculo, a pesar de todas las despiadadas críticas que recibe, es un libro muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy incomprendido. En él, la autora se centra en el profundísimo estudio psicológico de los carismáticos personajes, renovando el conocido mito del vampiro y llevando un paso más allá el durísimo conflicto que sufre la adolescente protagonita, que es una chica muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy especial para la edad que tiene.
Sin duda la autora es capaz de conectar con la inmensa mayoría sin necesidad de recurrir a sexo, violencia o emociones fuertes, siempre con esa historia de amor sana y hermosa por bandera. Por supuesto, otra de las virtudes de estos libros, es el gran trabajo de marketing que ha llevado a cabo la autora, que se ha hecho muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy rica. Y no quisiera olvidar la gran adaptación a la gran pantalla de la saga, porque consigue lo que pocas adaptaciones han conseguido a lo largo de la historia: Tener una calidad muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy muy similar a la de los libros. Y eso es mucho decir.




Lo intenté. Además, solamente han metido un gol, tampoco podemos pedirle peras a un olmo XD

viernes, 25 de junio de 2010

Sobre cómo invierto mi tiempo.

Tras un breve y superficial repaso a este, mi blog, puede apreciarse con meridiana claridad mi seriedad, rigor, objetividad y asombrosa inteligencia.
Supongo que todo el mundo que ha leído algo aquí se ha debido ir con la misma sensación.

"Oh, qué ser humano más completo, íntegro, cultivado y excepcional es esta muchacha"

Pero, estimada cantidad ingente de lectores, me veo obligada a confesar que a pesar de todas las señales... soy una forofa del fútbol.

"Oh, pobre y delicada criatura, cómo ha echado a perder su portentoso coeficiente intelectual"

Sí, soy una forofa del fútbol que se sabe la teoría del fuera de juego pero es incapaz de identificar uno. Y sí, soy una forofa del fútbol pero no por ningún motivo hormonal. Me explico... no siento nungún tipo de atracción físico-sexual hacia ningún jugador de la Selección (Bueno, igual hacia Casillas un poquito).
Pero vamos... Gaz , SÍ es una indirecta xD
De hecho, mi amor hacia ellos es más maternal que otra cosa.
Les voy a ilustrar:

Minuto doce del partido:
-¡Ay! ¡Mírales! Si es que están corriendo, mis niños... ¡Maldito seas, desconocido del equipo contrario! ¡Ni me les toques que sé dónde vives!

Minuto treinta y nueve del partido:
-¡A Piqué no me le matéis que aquí tiene una familia, coño! ¡Que va a volver como una momia el pobrecito mío! ¡Primero la sien, luego los labios y después el carnet de padre...!¡Cabrones!

Minuto sesenta y tres del partido:
-¡¡¡NI OS ACERQUÉIS AL AREA DE MIS NIÑOS PORQUE VOY Y NO SÉ LO QUE OS HAGO!!!
¡Ese árbitro es imbécil! ¡Torres, cojones, corre, que parece que estás cansado! ¡Villa, campeóoon! ¡Ramos, no mates al del equipo contrario que te van a ehcaaar! ¡Venga, que podemos! ¡Meted otro golito, que a ver qué os cuestaaaa!

Minuto ochenta y ocho del partido:
-Pobrecitos míos, como están corriento y/o sufriendo, si es que es nuestro sino... ya verás como en el descuento nos meten un gol... ¡¡¡NO, MALDITA SEA, CORRED MÁS!!!

Y después de semejante exposición, muchos os preguntaréis muchas cosas, pero por estadística, supongo que la mayoritaria será esta:

"Oh, gran Gy, ¿a dónde cojones quieres llegar?"

Yo os lo diré. Hoy me voy a ver el partido al centro, un gran evento donde todo el mundo va a ser del mismo equipo y por los menos los del Atlético de Madrid, los del Barça y los del Real Madrid, se van a dejar en paz mutuamente.
Sin embargo, sé que el fútbol es exagerado. Solamente hay que ver las crónicas deportivas, que son súper trágicas y épicas. Como si realmente fuese algo transcentental y no un simple entretenimiento como cualquier otro deporte.
Porque francamente, yo no he visto que nadie vaya a romper cristaleras o monte circos en las ciudades porque Rafa Nadal ha ganado. Si no, Manacor estaría como si hubiese caído una bomba H.
Hay mucha gente que se lo toma con filosofía y se lo pasa bien, pierda o gane su equipo (mi caso) porque a mí "mis niños" no van a venir a pagarme una comisión por el enorme apoyo incondicional que les he dado y tampoco me van a pagar la carrera.
Simplemente voy, disfruto del ambiente y si ganamos, pues agito la banderita y me voy tan contenta a mi casa porque me gusta ganar. Y si no, pues me vuelvo tan contenta a mi casa porque me lo he pasado de lujo haciendo el idiota y he echado la tarde de una manera original.

Me sienta como un tiro que haya gente que descalifique a las personas que lo disfrutamos porque es un deporte masificado, sobrevalorado y estúpido.
Lo siento, amigo que reniega de esta sucia sociedad gregaria, no me apetece irme a Canadá a animar a los tíos que juegan al curling ¿vale?
Es exagerado, lo sé. Hay gente que se queja de crisis y hace cola durante horas para pagar noventa euros y adquirir la camiseta de Cristiano Ronaldo o Kaká o el súper jugador de turno que toque. También hay imbéciles que celebran de formas muy raras las victorias de su equipo.
Es inquietante los altares que se crean para esos deportistas que no son más que cualquier tenista, corredor de fondo, piraguista, gimnasta o lo que sea... pero también hay gente que nos lo pasamos MUY bien sin hacer daño a nadie.
Ahora bien... permítannos ustedes poder hacer el canelo en estos momentos





¿Sentido del ridículo? ¿Qué es eso? ¿Se come?

En fin, el caso es que me gusta hacer el imbécil, la verdad. xDDDDDDDDDDD
Pero me voy a reír pase lo que pase, que ya es bastante. Y voy a pasar un calor A-CO-JO-NAN-TE... pero eso ya se sabe.
Me voy a hacer el canelo, ahí se quedan ustedes.

sábado, 19 de junio de 2010

Desmontando mitos.

¿Quién no se ha encontrado alguna vez con gente que en nombre de "lo que todo el mundo sabe" dice cosas que no vemos tan evidentes?
A veces se dicen cosas que luego no son así, pero yo estoy aquí para abriros la mente e iluminaros como una Mesías. Además, si todo el mundo puede decir chorradas, no veo por qué yo no voy a hacerlo.

Enfrentémonos pues a la primera "falsa evidencia"


"Ya solo os quedan dos añitos de Bachillerato"


Sí amigos, eso nos lo han dicho a todos en alguna ocasión ¿verdad?
¡Wiha! Hemos terminado la ESO, que son cuatro largos e infructuosos años y tenemos un título, es genial y es fantástico. Creemos que lo duro ha pasado ya, porque en cuatro años siempre se sufre más que en dos.
Pero como ahora todo el mundo tiene esa extraña moda de ser optimista, no se da cuenta de que el Bachillerato es un truño como un puño. En primer lugar, primero de Bachillerato es el último estertor de muerte de la ESO, su último y mortal coletazo. Tras advertirnos que el nivel sube drásticamente, nos encontramos con "ESO retuns" y ese curso es un paseo en comparación con ls terribles augurios que nos habían contado. Pero ¡ay!, después llega segundo y tú, confiado como ibas tras ver que te habían hecho la de "Pedro y el lobo", entras con relajación y ves que te acaban de vender la moto. Empiezas a soñar con medias, peleas por una décima más en el examen, haces los deberes (Dios mío... ¡HACES LOS DEBERES! ¿necesitas más pruebas de sacrificio?) y asumes que ha llegado la etapa en la que, durante tres trimestres tendrás una negra sombra sobre tu cabeza: la Selectividad.
No sabes nada de ella, nunca has estado, pero le tienes un miedo que te cagas.
A cada cosa que hagas te recuerdan que tu objetivo es la selectividad, anuncian el fin del mundo, lloverá mierda, tu vida social será inversamente proporcional a los exámenes y te acordarás de la primera generación de la madre que parió de todos los que te han hecho víctima de ese curso del demonio y después, llorarás porque ves que no te va a dar la media.
Miento.
Realmente llorarás te de la media o no, porque estás tan idiotizado que ni lo piensas y todo te parece una catástrofe de dimensiones cósmicas.
Llegarán los exámenes de mayo y verás que vas a tener que estudiar como un negro otra vez y en cuanto te den las notas te encontrarás en una encrucijada interior:

Si no apruebas todas piensas que será una putada (porque, amigo, efectivamente lo es) pero que por lo menos tienes el verano para superar el bache y prepararte la selectividad de una manera más organizada. Sin embargo empezarás a tirarte de los pelos porque pensarás que no van a quedar plazas para cuando tu llegues y morirás.

Si apruebas todas, no saltarás de alegría, porque sabes que te toca volver a empollar como si te hubiesen pegado el culo a la silla con Loctite, hará sol y todo el mundo reirá en la calle y el cielo será azul para todo el mundo menos para ti. Tendrás sueño pero no dormirás porque piensas en que si te ponen a Kant te han jodido pero bien o porque no te salen los problemas de velocidades de reacciones.
Serás bipolar y habrá ratos en los que pensarás que lo vas a petar totalmente y habrá otros en los que suplicas piedad a Chuck Norris. Los días que no duermas voluntariamente, te quedarás estudiando y te ahogarás entre los apuntes, darás la barrila al ente más cercano, llorarás, te tirarás de los pelos porque necesitas más tiempo y morirás.
Y si no mueres espontáneamente, tu madre se encargará de echarte un cable:



"¡Nooo! ¡Mamá, los genios somos desordenados! ¡No me desheredes!"

En efecto, en cualquier caso, pensarás que es el fin del mundo y morirás.
Cuando hayas terminado reflexionarás sobre tu pasado cercano y te darás cuenta de que el Bachillerato ocupa la mitad de tiempo que la ESO, pero que el verdadero contenido te lo dan en un solo curso y encima es un mes más corto. Conclusión:

Tu vida es una mierda.



Otra "falsa evidencia" es esta:

"No estoy nervioso"

Con esta voy a ser breve.
Amigo, cuando estás comiéndote las uñas y meneando la pierna cos espasmos epilépticos nada atractivos, permíteme decirte que MIENTES.
Tener a alguien con el baile de San Vito mientras tratas de concentrarte ya es bastante porculero como para que encima mientas.
Estás de los putos nervios. Punto, se acabó.


Y por último...

"Cuando tenga tiempo haré todo lo que no puedo hacer ahora"

Con esta no voy a ser tan breve... merece un buen espacio.
Querido amigo, eso es por lo general... MENTIRA.
Cuando tengas tiempo para no hacer lo que haces ahora, harás lo mínimo: Respirar, salir un poco a hacer la fotosíntesis y que te de un poco el sol y hacer el vago .
Es decir, optimizarás y consagrarás tu tiempo en no hacer nada. ¿Por qué?
Porque los grandes planes requieren dinero, y no tienes. Y ante todo, requieren un esfuerzo, pero da pereza.
Y aun cuando estás dispuestísimo a vencer a la pereza, te faltará dinero y entrarás en un enorme bucle
Entonces dedicarás ese tiempo a actividades muy gratificantes pero bastante pasivas como ver series, leer o incluso buscar figuras en el gotelé de la habitación mientras piensas lo bien que estarías tú de viaje por Europa o dominando el mundo dirigiendo a tu ejército desde el Halcón Milenario.
También te entrará la vena cinéfila y querrás ir al cine a ver todas las películas que no has podido ver mientras sufrías toneladas ingentes de trabajo y eso te empobrecerá aun más, así que decidirás entrar en páginas web donde puedes ver la peli gratis pero cohartado de nuevo por los 70 minutos del Megavideo y gritarás, saltarás frustrado, morderás un cojín, le preguntarás a tu madre por qué cojones no te dejaron en una cestita en la casa de unos ricos y volveras a intentar ver la película pasados los 54 minutos de espera.
Luego resultará que se terminará tu tiempo de ocio y esparcimiento y clamarás al cielo porque no has hecho absolutamente nada y eso te jode y cogerás un látigo y te flagelarás, planearás hacer algo para las próximas vacaciones y así redimirte, pero volverás a entrar en un bucle y solamente te apetecerá hacer el vago de nuevo.

El eterno retorno, qué de cosas buenas nos dejó la filosofía griega, mire usté.

jueves, 17 de junio de 2010

Hay una carta para ti (III)

Y una servidora vuelve para dedicar una cartita a los culpables de su agradable despertar.
La cartita de hoy va dedicada a...


Los vecinos


Estimado habitante de mi bloque:

Usted, caballero o caballera, fue denominado "vecino", del latín "vecinus vecinae" que significa "pesado de los cojones". Su misión en esta, nuestra comunidad, puede seguir diversos caminos... pero como ya hemos hablado del latín, todos los caminos llevan a Roma y haga lo que haga, todo tendrá un mismo objetivo final: joder al prójimo.

Pero ¡ay, amigo! el papel de ser vecino es bidireccional: jode y es jodido (y siempre, por desgracia, sin ningún tipo de intención divertida, festiva o erótica). Por lo tanto, voy a adjuntarle una lista de posibles especímenes con los que quizá identifique fácilmente a sus vecinos o incluso se vea reflejado. En caso de que suceda lo segundo, le propongo comprar un pico y una pala para excavarse una cueva en la sierra y así vivir de acuerdo con la doctrina cristiana del "Hakuna matata"

El melómano: Es el caso más común y se suele disponer de cuatro o cinco por bloque. Si no nos deleita con una reposición del Carmina Burana no se queda tranquilo, es una persona aparentemente cultivada y presumiblemente imbécil que pone "La cabalgata de las Valkirias" a todo volumen para relajarse... o bien imaginar que está en Apocalipsis Now y le encanta el olor a cabreo ajeno por las mañanas.
Existe una variante del melómano pedante estándar, y es el melómano flamenco. Estos son más persistentes y viven unidos al botón de repetición del reproductor de música de turno.
Cuando no acompañan el ritmo de la música con palmaditas y "¡OLÉS!", suben más el volúmen para que todos disfrutemos el quejío flamenco en todo su esplendor. Los quejíos de más de tres minutos son llamadas en clave de una nave nodriza que traerá a Camarón de la Isla de vuelta a la tierra, les rogamos precaución.

El del reggaeton: A esta raza no podemos incluirla en el grupo de los melómanos por razones obvias, pero son los más peligrosos y tocapelotas. Su especialidad es joder sin connotaciones erótico-festivas con canciones con claras connotaciones pornográfico-erótico-sexuales.
Por lo tanto, mientras ellos se imaginan que dan "cachetadas" en el pandero a su "hembra" o ellas se imaginan que se restriegan contra su "papacito" (vease la riqueza léxica de las letras de las canciones de este ¿género?), usted está afilando la katana y preguntándose si el harakiri duele mucho. La única forma conocida de contrarestar su poder es buscar algo más potente y ponerlo a un volumen superior.

Las abuelas ninja: Son duros enemigos que poseen uno de los dones de cartas anteriores, la capacidad de agredirte/sobarte mientras te hablan. Generalmente acompañan su violencia con una voz tan poderosa que ríase usted de Ainhoa Arteta. Además, poseen la habilidad innata de invadir el espacio personal ajeno incluso cuando no están agrediendo al interlocutor. Encontrarte con este especímen por las escaleras puede ser una de las experiencias más cercanas a la muerte que se puedan experimentar. No existe un contraataque conocido.

Los infantes sensibles: Son crías de humano entre 3 y 9 años que poseen lacrimales del tamaño de un tanque industrial. Su objetivo vital es llorar. Si están contentos, lloran; si están tristes, lloran; si es de día, lloran; si es de noche, lloran; si les hacen cosquillas, lloran; si comen chocolate, lloran y así sucesivamente.
Sin criaturas caracterizadas por ser educadas por idiotas. Mangonean a los adultos y lloran para hacerlo, su capacidad pulmonar es insólita y son más pesados que un abanico de tablones. La protección más eficaz es la mudanza, los tapones de los oidos , dopar a la madre con pastillas anticonceptivas para que no repita el error o el infanticidio.

Los duendes del descansillo: Son vecinos que van a ver a otros vecinos a cualquier hora del día y cualquier día del año. Vagan por los descansillos buscando una puerta que les guste para dar palique al incauto que abra. También están las señoras que pasan la escoba por su parte del descansillo sin saber que ya está pagando por una señora que hace eso. La única solución conocida es ir siempre con prisa.

Los vigías: Son criaturas poco conocidas que habitan los balcones y observan el panorama, la hora de llegada de los vecinos, las salidas y las compañías. Posteriormente hacen preguntas como quien no quiere la cosa para sonsacar cosas que ya han visto. Su punto débil son las películas de cotillas desquiciados como ellos.

Los flautistas de Hamelin: Niños en edad escolar que hipnotizan al bloque para que se dirigan hasta la ventana más cercana y se dejen caer. Por lo general carecen de oído y de verguenza ajena, porque suelen hacerlo con la ventana abierta (¡No, cerdacos, no hacen ESO con la ventana abierta, solo tocan la flauta). Normalmente, al vigesimo primer ensayo, se aplauden a sí mismos y corren a tocarle la flauta (y los cojones) al familiar más cercano y a todos los demás por extensión. Generalmente evolucionan con el tiempo a "melómanos" o "reggaetoneros".

Los de los cuatro sentidos: Si está viendo una película de cine independiente sueco, la carta de ajuste o una reposición del NO-DO y escucha "¡¡¡GOOOOOOOOL!!!" es usted el flamante poseedor de un vecino de los cuatro sentidos. Porque está sordo. Da igual la hora que sea, si él va a ver la tele, usted se enterará también. El método para aplacar a esta bestia no existe. Pero golpear la pared con rabia desahoga mucho.

El desabastecido: Suele ser un ser masculino o femenino que vive solo/a y siempre le falta algo.
Además, le narrará el momento exacto en el que estaba comprando y cuándo se dio cuenta de que no había comprado "loqueseaquequeríacomprar". La forma de evitarlo es decirle que "precisamente ahora iba a comprar"

El pupas: Por lo general son vecinos ya mayores con una tendencia preocupante a contar su apasionante biografía clínica. Desde la operación de menisco al tornillo de la cadera, pasando por su gran gripe de este año con su correspondiente vacunación sin olvidarse de contarle lo bien que vienen las friegas de Vicks VapoRub.

El mañoso: Como a todo artista, la inspiración le llega de forma intempestiva, lo que supone martilleos, taladros, golpes y ruido a cualquier hora del día. Generalmente son vecinos veteranos, es decir, que viven en el bloque desde hace mucho, pero sorprendentemente siempre tienen algo que colgar, reponer o cambiar. La única forma conocida de anular sus poderes es asaltar su casa, robar su caja de herramientas y prender fuego a todos los Leroy Merlin a 400 kilómetros a la redonda. Cuando está en acción usted pasa a ser "vecino de los cuatro sentidos" por lo que debe ser consciente de que despertará la ira de otro vecino que reaccionará de otra manera imprevisible, lo que provocará un efecto dominó de muerte y destrucción.

Sin nada más que añadir y con el deseo de no haberle hecho perder su tiempo dedicado a joder a otros, me despido de usted esperando que haga como J.D Salinger y se vaya a vivir lejos de la civilización.

Sin afecto, su segura servidora:

Gy

miércoles, 16 de junio de 2010

Pre-fiesta, fiesta y post-fiesta

La Providencia no me ha bendecido con el noble don de la síntesis, así que voy a reducir seis posts en uno ENORME . Esto va a ser legendario.

La tarde del día 11 fluía plácidamente. Tan plácidamente que se me fue el santo al cielo y fui, como siempre, con la hora pegada.
Mi madre, que es la exaltación de la exaltación, a las 17:30 ya estaba preparándose para salir a las 19:00. Yo, mientras tanto, hablaba con Gaz sobre mi vida y mi modelito divino de la muerte, pero sin hacer nada por ponérmelo. Mi actitud hizo que mi madre entrase en combustión espontánea y empezase a decir todo eso que todas las madres tienen grabado en alguna parte de su cerebro:

-¡Pero corre! ¡Date prisa! ¡Si es que esta hija mía... siempre impuntual, ya te vale! ¡PERO DATE PRISA! ¡Vamos, que no vamos a llegar, que te tienes que peinar, que ponerte los zapatos...! ¡Con más brío, hija mía, que no llegamos, que no llegamos! ¡CORRE! ¿Te has puesto los pendientes? ¿Y cómo se usa la cámara de fotos? ¿Te pintaste las uñas? ¿¿¿TE QUIERES DAR PRISA, POR EL AMOR DE DIOS??? Si es que eres un desastre, un desastre con piernas... todo a última hora, a ver quién te ha metido esa costumbre a ti... ¡que es tu graduación, no la mía! ¿Llevas llaves? Y como no te hagas fotos te voy a dar de palos hasta que me canse... ¡El bolso! ¿Qué llevas en el bolso? ¡Ay, hija, qué guapa vas! ¡¡¡PERO SAL DEL BAÑO QUE TENGO QUE ENTRAR YO!!! ¡Pásatelo bien, pero no bebas! A ver qué vas a hacer tú por ahí, que tienes más peligro... ¡Pero qué puñetas haces ahí parada como un pasmarote! ¡Date priiiiisa!...


Bueno, cuando a mi madre le grabaron las frases de madre predeterminadas... debieron hacerlo encima de otra cosa y por eso no se entiende nada ni hay un hilo lógico. Pero bueno, el caso es que todo eso me lo decía cuando quedaba media hora y ya estaba preprada, mientras que ella aun tenía que terminar de arreglarse. Me habría encantado haberla perseguido por la casa y meterle prisa mientras se pintaba los ojos, pero ya me había puesto los tacones y quería ahorrar energía. Mi abuela observaba todo desde el sofá, sin meterse con nadie y mi hermano ensayaba con la cámara de fotos para hacerse cargo de ese aspecto durante el acto.
Y yo con los tacones. Que quedan monísimos, pero sabía que esos artilugios del demonio aumentan la probabilidad de darse una hostia un 50%. Me metí unas tiritas en el bolso por si acaso.
Al centésimo decimo primer "date prisa" logramos bajar y encaminarnos a nuestro destino. Cómo no, llegué la última e hice entrada triunfal. Menos mal que el resto del mundo es tan impuntual como yo y aun había gente presentando a otra gente, hablando y alabando vestidos y corbatas.
La verdad es que todos nos miramos como si no nos conociésemos de nada. Los chicos notaron que nosotras habíamos crecido un palmo y nosotras notamos que a parte del chándal concían otras prendas. Todo muy bonito, un descubrimiento. "Qué bien te queda el traje", "Qué guapa vas" y procedimos al comienzo del acto.
El director dijo cosas que no recuerdo, porque estaba pensando en lo bonitos que eran los zapatos de Mrs Cold y en lo sorprendentemente cómoda que estaba yo con los míos. Aplaudí cuando todos los demás aplaudieron y encendí el cerebro para captar en todo su esplendor las palabras de la mejor profesora de Lengua y Literatura del mundo entero y parte del extranjero.
Yo sabía que iba a ser épico, pero no pensaba que tanto. Y es que cuando esta mujer habla, se caga la perra. Tal cual.

Obama: Oye, que sé quien mató a Kennedy y te lo vengo a contar a ti
Yo: ¿Pero te quieres callar, cazurro? ¡¿No ves que está hablando LA profe?! ¡Tú no tienes vergüenza ni la conoces! ¡Anda, tira que... *le escamocha con el bolso* ¡tira pa' tu casa blanca... quetequetecojoynoséloquetehago!


El caso es que nos dio un discuso GE-NIAL. Nos dio una última clase intensiva a todos y yo la amaré para siempre. Y desde luego, los aplausos fueron como... cien mil millones de veces más sonoras que con el director a.k.a Papá Noel. Porque ella lo vale.
Finalmente, una compañera hizo un discurso muy bueno, tengo que reconocerlo. No fue el típico "os quiero, os adoro". Yo lo había leído la noche anterior y me tomé la libertad de aportar ideas, así que aun que ya sabía cómo iba el rollo... la puesta en escena fue apoteósica xDD
La chica estaba muy nerviosa, pero nos hizo reír a todos, hasta a la de Matemáticas, que creo que se colapsó al mostrarnos ese rictus sonriente. Madre mía, esa mujer es más inexpresiva que Chuck Norris y... ¡se estuvo riendo medio discurso!
Luego nos dieron una orla que ni miré hasta el día siguiente y una banda espectacular. Foto con los tutores y luego foto con todos los compañeros y los profesores.
En ese momento, todas hicimos un "Marilyn Monroe " porque se levantó un viento muy oportuno, pero logramos hacer la bendita foto.
Por aquel entonces, os informo de que yo iba encantada de la vida con los tacones. De hecho descubrí que SABÍA andar con ellos, así que iba contenta como unas castañuelas
Después de las charlas con los diversos prefesores, los interrogatorios sobre la selectividad, los saludos de los padres de otros compañeros y los "¿qué piensas hacer si no te da la nota para Medicina?" nos fuimos de camino a los coches para llegar al restaurante. Ahí fue cuando me despedí de Madrequemeparió, de mi abuela y de mi hermano (gran fotógrafo donde los haya) y mi madre me dijo que volviese cuando quisiese.

Sí, sí... mucha prisa para sacarme de casa, pero ninguna para que vuelva... muy bonito mamá... ¿es una indirecta? xDDDDD

Nah, si en el fondo lo que me gusta es quejarme. El sitio era... ¿cómo decirlo? pijín, muy fino, muy bonito, muy moderno. Me gustó, íbamos todos vestidos a juego con el sitio, así que estaba bien. Logramos sentarnos repartiendo a profes y a alumnos y comenzó el dilema constante de la comida.
A una no le gusta esto, al otro no le gusta lo de más allá... vale que el sitio era peculiar, pero madre mía, que finos que son.

En un principio yo levanté una ceja. Y cuando yo levanto una ceja un "WHAT THE FUCK?" sale de mi boca. Eran platos de 17 kilómetros cuadrados de superficie con tres gramos de sustancia comestible. A saber:

Una ensalada súper chachi con dos hojas de escarola, dos hojas de otra cosa que no sé que era pero estaba bueno, un tomate cherry abierto a la mitad y dos lonchas finas de jamón serrano. La mayoría atacó al jamón y dejó la hierba para... los conejos.

Dos croquetas de jamón por cabeza. Se les veía nivel, la crisis.

Tempura de verduras. Una cantidad decente. Además pusieron salsa de soja o no sé qué. A mí se me cayó un trozo entero en la salsa, cuando logré rescatarlo y lo probé casi me muero de asco. No volveré a tomar nada que lleve soja. Por lo demás, estaba bueno.

Solomillo. En ese momento nadie habló en la mesa, estaban todos ocupados. Cosas raras que suceden.

Y de postre... chocolate sobre una oblea con chocolate con un hilo de... chocolate. Antes de que lo trajeran, a nadie le cabía nada más. Fue verlo y todo el mundo logró, con esfuerzo, hacer un hueco al postre.

Con la tontería, todos terminamos satisfechos. Además, había gente que había optado por tomar vino y ya se notaba cierta alegría. El de Historia demostró públicamente su perspicacia diciéndome que yo debía tener un humor muy ácido. La de Lengua puso cara de "¿No? ¿EN SERIO?" y aprovechamos para meternos con él. El de Historia insistió y me preguntó que si yo escribía algo, tenía la guardia baja y dije que sí... y me estuvo acosando para que le dejase leer algo mío. NE-VER.

Cuando ya estábamos en la parte de arriba del local, con música, la barra libre y el ambiente... decidí buscarme un indicador fiable del nivel de desmadre que podíamos alcanzar:


Los chicos.



Camisa y corbata. Eso es infalible. El momento en el que el último de ellos se remangase las mangas de la camisa y se pusiese la corbata en la cabeza, podíamos decir que habíamos sobrepasado el umbral del desmadre.

Los profesores aguantaron poco, pero las profesoras tenían una marcha impresionante, así que hubo una foto masiva. Se fue uniendo gente hasta que ya casi no había forma de encuadrar la imagen.Yo creo que casi se meten los camareros y todo...

El caso es que estuvimos bailando y dieron la una y media de la madrugada. Y teníamos los pies frescos como rosas. Y no habíamos bebido. Al menos la mayoría de las del grupo xDDD

Ahí fue cuando las profesoras, que ya veían el panorama, decidieron recogerse.

Además, había uno que cumplía años y ese fue el primero en descamisarse entero y atarse la corbata a la cabeza. Parecía el padrino de un bautizo. Solamente le faltaba gritar:



¡¡¡VIVA EL NIÑO!!!




Decir que bailamos mucho es poco... fue lo siguiente. Y también me dediqué en hacer el payaso en cuerpo y alma. Pero tengo justificación... estaba necesitada de fiesta. Nos pusieron todos los "grandes hits" de las bodas entre los que destacan "El venao", "Bomba", el "Pampanamericano" (que no sé cómo puñetas se llama el tema xD) y otros tantos de los que no sé el nombre.

Lo tararearía, pero tararear por escrito es un poquito difícil.

Hubo alguno que mezcló a la segunda copa y le sentó como un tiro, otros que a la duodécima perdieron la cuenta, otros que bebimos fanta hasta morir y parecía que llevábamos más alegría que los que habíanbebido...

Un compañero casi me mata intentando "bailar", otro me secuestró y entré en shock tras el repertorio de meneos que me dio y con otro hice el estúpido hasta que me cansé.

Podría decir que, después de bailar, lo que más hice fue reírme. Me lo pasé muy bien, fue muy divertido y además, saqué muchas fotos para que mi madre no me agrediese. Este último punto merece un inciso:

Porque sí, mi madre tiene un problema con las fotos. Fui a París cuatro días y traje trescientas fotos. Fui a Italia una semana y traje casi setecientas fotos, fui a Londres otros cuatro días y traje ontras trescientas y pico. En total unas chorricientas mil fotos. Y mi madre termina de verlas y dice:


¿Solamente has sacado estas fotos?


De lo cual deducimos que mi madre en otra vida fue paparazzi.

Fin del inciso.

El caso es que ya no solo terminaron todos descamisados, sino que casi todas terminaron descalzas. Yo no ¿eh? yo aguanté como una campeona... y fui cabezona como es costumbre. Si me pongo tacones me los pongo altos y tiro con ellos lo que haga falta, hombreya. Si hay que correr, se corre y si hay que saltar, se salta... porque había canciones que se prestaban a ello.

Algunos perdieron las corbatas porque fueron pasando de mano en mano hasta que ya no recordaba cada uno qué corbata era la suya.

Llegó un momento... allá por las cinco de la madrugada, que unos cuantos nos bajamos a sentarnos a lo que bautizamos como "zona chill-out" donde podíamos hablar sin gritar y descalzarnos sin cortarnos.

Solo puedo decir que un día volveré a ese sitio y me llevaré esos sofás tan CHACHIS.

Realmente, aluciné cuando a vi a dos compañeros tirados en los sofás como si les hubiesen matado, pero cuando probé uno, comprendí el por qué de su actitud. ¡Qué cómodos eran!

El caso es que sobre las seis menos cuarto, nos echaron del sitio y Mrs Cold, que iba MONÍSIMA (todo hay que decirlo), y las otras dos malignas nos quedamos esperando a que nos recogiesen... con lluvia. No mucha, pero había. Pero bueno, con la tontería y la marcha que llevábamos en el cuerpo no se notó casi.

Pero eso no es todo... porque para alguien que ha ido a Selectividad y se ha quedado encerrada en un ascensor... no puede terminar esto aquí. Subí los cinco pisos hasta mi casa con los tacones, metí la llave y...



...no abría.



Porque mi madre, en un alarde de soberbia inteligencia, había dejado metida la llave.

Y yo en el descansillo bailando todavía mientras la llamaba al móvil. Por suerte, estaba despierta y me pudo abrir.

Logré entrar en casa y antes de las siete de la mañana una servidora ya estaba metida en el sobre como una persona decente.

Lo siguiente que recuerdo es a mi madre diciéndome:



-Hijamíademialma... ¿te has quedado catatónica o qué? ¿Vas a comer?

-Sí, mamá... ya voy.

-¿Pero sabes qué hora es?

-Pues... en eso mismo estaba pensando yo ahora mamá... que vaya preguntitas me haces...

-A ver, dime qué hora crees que es.

-Pasopalabra... ¡Ay, no sé!

-Venga, dime una hora.

-Las tres de la tarde.

-Son las seis.

-...

-¿Quieres desayunar?

-Venga.




Y así transcurre mi vida. Así fueron las cosas y así se las he contado.

viernes, 11 de junio de 2010

Graduación... alcohólica

Hoy es el día, damas y caballeros, niños y niñas.
Hoy, decimoprimer día del mes de los sayos y los calores y las tormentas repentinas del décimo año del tercer milenio de nuestro señor Jesusitodemivida... me graduo de manera oficial.

Entiéndase por oficial, un evento con todos los padres presentes, con todos los graduados vestidos de pitiminí mirándonos como si no fuésemos nosotros y un momento de especial intensidad, emotividad, nostalgia y ñoñería que suele coincidir con los discursos. Porque vamos, en el momento en el que vi las notas, supe que yo por allí ya no tenía que aparecer y me fui alegremente agitando el pañuelo mientras lloraba de alegría.
Pero vamos, esta tarde va a ser un enorme cúmulo de moñeces, sentimentalismos y pensamientos trascendentes que yo eludiré con mi poder mental de apagar el cerebro:


¿Por qué las llamas escupen? ¿Por qué se llamarán "muelas del juicio"? Será que son como la justicia en general: Tardías e inútiles... ¿cómo puedo hacer para sostener un lápiz sobre su propia mina? ¿y si me duermo lo notará alguien?...


El caso es que después de la Selectividad, me siento capacitada para sobrevivir al trance y soportar estoicamente el dolor físico de los tacones, pero aun así, hay algo que me desasosiega el sosiego y es de lo que voy a hablar ampliamente hoy, tan de buena mañana.

Los discursos.
Wizi debería hacer un GIH de esto... saldría algo épico xD

Os pondré en situación: Hace un buen puñado de días hicieron una reunión relacionada con el evento de hoy. Se hablaron de temas tan importantes como los grandes hits musicales con los que nos iban a deleitar o si queríamos Fanta o Coca-Cola. Entre tema y tema, nos comentaron que como el director iba a hacer un discurso y una profesora también iba a dedicarnos unas palabritas... qué menos que escoger un representante entre los alumnos que hablase "por él y por todos sus compañeros".

Tras un proceso lógico que fui incapaz de seguir, mis compañeritos decidieron que los que tenían más nota media eran los que debían tener el dudoso honor de deleitarnos con un meeting.
Aquí es cuando yo entro en escena. Soy la tercera de los dos cursos de Bachillerato con mejor media, así que después de que los dos que van por delante de mí se negasen, me tocó a mí mandarles elegantemente a cagar a la vía.
¿Yo dando un discurso? No pienso deslumbrar al mundo con mi don de palabra tan pronto.

No... ahora en serio.
A parte de que por lo general no sé hablar en público, cuando me viene la inspiración demuestro una gran elocuencia a la hora de decir inconveniencias. Habría sido genial que mis compañeros hubiesen hecho uso de eso que tienen sobre los hombros, pero tuve que explicarles que no pensaba escribir nada lacrimógeno, ni nostáligico, ni tampoco algo bonito. Más que nada, por imposibilidad física.
Una vez demostrado que los de las medias altas pasábamos del tema olímpicamente, escogieron a otra chica con más capacidad para hablar en público y sacarle el lado bonito a las cosas.

Porque a mí este tema del discurso me suscita una de mis célebres reflexiones.
Estaría bien hacer un discurso de peloteo, esperanzador, animado y equilibrado al entrar al instituto. Más que nada para que los tíos de los que dependerán los próximos veranos de tu vida, te vean con buenos ojos y les des una buena impresión.
¿Pero por qué hay que ponerse tontorrón y nostálgico cuando te vas? Si ya no tienes que impresionar a nadie... ¡Di la verdad, maldita sea!
No sé, en las despedidas la gente entra en una crisis vital y tienen una enagenación mental transitoria

El caso es que estuve haciendo un ejercicio de imaginación mientras regresaba a mi casa para seguir estudiando, y pensé que si hubiese aceptado a hacer el discurso, habría sido legendario. Un soplo de aire fresco a la historia de los discursos, un hostión en toda la cara de los que lo escuchasen. Y así habría podido ensayar para cuando dominase el mundo y hablase en la toma de posesión. Pero también pensé que la gente es sorprendentemente rencorosa y que se toman las cosas muy a la tremenda (que hay que ver qué fina es la gente)... y como me gusta mucho mi cara y no tengo repuesto para cuando me la partiesen, decidí dejarlo ahí.

Pero... ¿qué demonios?, hoy es el día, hoy me graduo y quiero hacer mi pequeño homenaje y poner aquí lo que habría sido un posible discurso.

"Hoy, compañeros y compañeras, celebramos haber encontrado eso que todos buscábamos al llegar aquí: LA SALIDA.
No quisiera caer en el típico discurso sin sentimiento y predeterminado, intentaré ser original. Han sido seis años largos, duros y anodinos en los que, por mi parte he aprendido lo mucho que cuesta reprimir los instintos homicidas cuando tienen justificación y he descubierto mi capacidad casi ilimitada para enfadarme. También, la poca gente normal de aquí y yo (que no soy normal, pero tampoco soy soy idiota), hemos podido ver cómo se superan los límites de la inutilidad y la inoperancia una y otra vez. Pero en este momento en el que todos estais en un estado de enagenación mental y creeis que veis las cosas con perspectiva, os informo que necesitaré apriximadamente 4600 millones de años para poder ver mi estancia en el instituto con objetividad y calma y poder decir cosas como "se me pasó en un suspiro" o "fueron los mejores años de mi vida". Digo más, creo que tendré que reencarnarme tres veces para purgar todas las malas ideas que se me ocurren sobre este lugar. Me encantaría poder haber hecho una recopilación extensa de los "greatest hits" de este lugar, pero no quiero ponerme a llorar en este día de alegría y celebración.
Quiero dar las gracias a mis no-compañeros por haberme proporcionado la alegría de saber que tengo una vida propia, y no como ellos. Pero no les compadezco, en absoluto. Se merecen de todo corazón saber que su vida ha sido mucho más entretenida porque estaban pensando en mí. Por eso, como tengo la aboluta certeza de que jamás voy a volver a tener que soportarles (y viceversa), podrán descubrirse a sí mismos y aprender a ser personas, porque se ve que soy una potente luz cegadora que les impide ver nada más. Espero y deseo que algún día tengáis mis notas y así no tengáis que fijaros en las de los demás para ser felices.
Y no puedo olvidarme del Departamento de Orientación, que me ha abierto los ojos y me ha mostrado la manera más rápida y sencilla de cobrar sin currar y representan todo aquello en lo que no quiero convertirme.
Por no decir de el equipo docente, de los cuales solo un puñado se librarían de la quema. Muchas gracias por no acabar los temarios y equivocaros al elegir la carrera. Igual la docencia no, pero yo os animo a meteros a psicólogos o coleguitas profesionales, os auguro un brillante futuro.
¡Qué emoción! ¡Nos graduamos! Qué bien lo hemos pasado, cuánto nos hemos reído y hay que ver lo mucho que nos queremos, pero por fin os pierdo de vista.

Por lo demás, estoy encantada de haberme conocido y de haber pasado por esto con las pocas personas agradables que han valido la pena estos años.

No lloren, que se nos desbordan los embalses"

Qué bonito, por favor... ya sé cómo no voy a ganarme la vida.
Menos mal que voy con Mrs Cold y con las otras malignas, que si no, me moriría de asco con tanto discurso xDDDD
Solo hay uno que espere con verdadero interés: El de la profe de Lengua.
Ese sí que va a ser la leche, a esa mujer da gusto oirla.
Y luego de cena... esto va a dar para seis posts por lo menos... ¡Me voy a relacionar con el mundo exterior, se acabó el rollo monja de clausura!

martes, 8 de junio de 2010

Crónicas de lo selectivo y lo aleatorio

Esto tengo que contarlo...

Lunes, 8:30 a.m

Macroquedada extraoficial en la parada del tren dirección Cantoblanco.
Tropecientos mil estudiantes con sus sopocientos mil mochilas con quince teratoneladas de cara de pena por persona nos dirigimos a los vagones que van a ser inundados por apuntes.
Yo no los saqué, porque, francamente, pasaba de leer y enterarme de ná y menos.
Mi grupo era el único que se tomaba las cosas con humor salvo la honrosa excepción de un sujeto que entró en el tren gritando:

-¡Vamos, coño! ¡Que vamos a triunfar!

El caso es que estuvimos el viaje riéndonos y realmente ignoro el motivo, pero bueno, mejor reír que llorar. Una vez allí salimos con los tropocientos mil y nos dedicamos por entero en buscar nuestra sede correspondiente: La sede 13 *con dos cojones, y yo de Madrid y de negro*
Pronto nos dimos cuenta de que se nos habían abonado un montón de gente que también iba ahí. Y por una vez me sentí Mesías.
Anda que también esos pobres desgraciados tienen ojo, porque fueron a unirse a los Indiana Jones de la zona. Llegamos a no estar inspirados y por la sede 13 no aparece ni dios.
Que esa es otra. Mi sede pillaba por donde Cristo perdió el mechero, os voy a ilustrar.

-¿Ves esas montañas de ahí?
-Sí.
-Pues sube hasta Navacerrada y después baja, y ahí tienes la sede.
-...WTF?

El caso es que logramos llegar y localizar nuestra clase no sin antes recibir instrucciones y apoyo moral vía la representanta del instituto que venía con nosotros.
Y es que para empezar la mañana, había examen de Lengua y Literatura y eso es lo que en mi pueblo se llama...




Putada en cristiano, para los que no saben el idioma de Shespir


Pero aun quedaba muchísima mañana por delante. El examen era infumable cogieses la opción que cogieses, además, descubrimos la faceta oscura de esas súper clases inclinadas que te hacen sentir tan importante...

Señores que diseñaron el mobiliario del habitáculo... ¿No tenían otra cosa más incómoda que venderles a los de la universidad O QUÉ?

No puedes acercarte la silla porque está fija a la mesa anterior y la mesa está inclinada para, se supone, facilitarte la escritura. Bien... el miércoles voy a ir con todo forrado de material antideslizante, porque si no se me han caído diecisiete veces las cosas, no se me han caído ninguna. Además, yo soy una persona de tamaño estandar, por lo que dadas las cirunstancias no tenía permitido eso de sentarme con el culo bien puesto en la silla. Por lo que en total estuve cuatro horas y media sentada en el filito de la silla. Pero eso no es todo. Por casualidades de la vida... (Gata, de negro y en la sede 13, si ya lo decía yo...) me tocó un vago delante. Vamos, uno de esos que van a ver cómo va el panorama para ir preparado cuando le apetezca estudiar... Y tenía su coronilla a diez centímetros de mi nariz mientras escribía. Pero bueno, la hora y media más larga de mi vida estuvo repleta de ejercicios de Lengua y Literatura que completé por los pelos y salí contenta. Histérica perdida, pero contenta. Había rellenado todo, sin muchos detalles, pero había logrado terminar ese ENORME y DENSÍSIMO examen cabrón, pero salí por la puerta y...




Cerebro activo de una servidora: ¿Qué has puesto en el comentario crítico del siglo XVIII?
El 99% restante: A Bécquer, por supuesto.

¡¡¡OUTCH!!!


Yo, en mi genialidad, con las pavas del tribunal diciendo: Quedan 15 minutos, quedan catorce minutos y medio, que sepáis que quedan 12 minutos... pues saqué conclusiones erróneas. Bécquer publica las rimas en 1871... ese año empieza por 18... pues hala, siglo XVIII.
Con un par.
Y yo ahí pensando que me había salido un comentario crítico cojonudo y tal... el corrector/correctora va a alucinar totalmente xDDD igual cuela y todo, lo he contado tan convencida... bueno, el caso es que por lo demás, creo que salió bien, así que...

Veredicto: APROBADO

A continuación nos esperaba el examen de Filosofía. Y yo estaba suplicando a Chuck Norris por que no me pusiesen a los escolásticos y también rezaba a House por que me cayese Kant, Hume o Platón. Porque vamos, ya puestos a pedir...
El caso es que yo ya estaba pensando que me iban a poner a Santo Tomás y a cualquiera de la época moderna que no había estudiado ( ya se sabe, gata, de negro, sede 13) y cuan grande es mi sorpresa cuando leo:

ARISTÓTELES

¡¡¡TOMA YA, FIEFHSTA!!! Y giro la hoja... entonces yo ya estaba casi de pie y lo primero que leo es:

DAVID HUME

Y yo ahí celebrándolo en silencio con gestitos, como una completa gilipollas. Sin duda ese examen me le han hecho para mí, porque en la última pregunta, pedían la teoría del conocimiento de cualquier autor... ¿Hola? xDDDD
Platón, por supuestísimo. Me ha quedado un examen de la leche, un nivelazo, oigan ustedes.

*Mode Barney Stinson on*

To succed you have to stop being ordinary and be legend... wait for it... dary!


Veredicto: APROBADÍSIMO

Y ahora que me pongan un cero xDDDD Nah... xD


Y dejando de un lado la muerte orgásmica que va a tener el corrector/correctora que lea mi examen de Filosofía... pues me fui a comer, me tiré en la hierba, pasé de repasar Inglés y me impacienté porque QUERÍA IRME A MI CASA YA, JODER.
Pero bueno, una vez dentro vi dos textos infumables con dos temas a desarrollar HORRIBLES.
El primero era sobre si estaba a favor o no de tener animales en casa. A mí no me gustan los animales, no tengo mascota y no se nada sobre ellos. No me iba a dar para escribir entre 100 y 150 páginas.
El segundo era para que hablásemos sobre un país exótico o lejano que nos gustase visitar.
Viajar sí me gusta, así que me inventé una ENORME y ROTUNDA mentira y me puse a hablar de Australia y de lo mucho que me gusta el buceo (mentira) y la playa (más mentira). También mencioné lo mucho que me llaman la atención los canguros y los ornitorrincos (mentira gorda, gordísima) y de lo que me gustaba el sol y el calorcito (¡MENTIRA, MALDITA SEA!). Además, concluí con una frase estilo "Barbie guía turística" y me quedé tan a gusto.
En fin, lo vi complicado, pero escribí más de 150 palabras xDDD
Así que voy a decir que...

Veredicto: APROBADO



Pues una vez salimos todos, con la satisfacción del deber cumplido, nos dirigimos al ascensor con la intención de irnos a nuestros hogares a dormir todo lo que no habíamos dormido la noche anterior.
Los ocho fantásticos nos metemos en la caja y pulsamos el botón para ir abajo. Todo bien. Y entonces nos damos cuenta de que tarda bastante en bajar. Y tanto.

Como que se había quedado parado

Lo primero que hacemos es ver la capacidad: Ocho personas.

Nos contamos. Efectivamente, somos ocho. Todos estudiantes de constitución estupendísima, coño. Habíamos subido esa misma mañana los ocho. Subir es más duro que bajar. ¿POR QUÉ COÑO NO BAJÁBAMOS?
Paso dos: Miramos la cobertura. De ocho móviles, solo tenía un poco de cobertura uno.
¿Conclusión? Si me quedo encerrada en un ascensor, mi compañía telefónica (y la de mis otros seis compañeros)no me va a dar cobertura. Chachi.
No digo el nombre de la compañía para no hacerle publicidad a Telefónica.

El caso es que a las seis de la tarde, ocho personas con cero espacio vital... incomodan y hacen sudar la gota gorda. Pero bueno, nos reímos e hicimos alguna broma mientras esperábamos respuesta tras llamar al botoncito de emergencia.
Una voz de una señorita se dirige a nosotros, en estos términos:

-Buenas tardes, ¿cuál es su problema?
-DIOS MÍO SACADNOS DE AQUÍ
-EL ASCENSOR SE HA PARAO, SE HA PARAO
-AYUDAAAAAAA SOCORROOO *Heeelp ayudameee!*
-*Shhhhh* Calláos, coño
-¿Y su problema es?
-Sí, mire, que nos hemos quedado encerrados en el ascensor.

Nota al margen: Si llamamos al botón de emergencia del ascensor, el problema que tenemos es bastante claro, pero vamos, igual la tía se pensaba que llamábamos para pedir bocadillos de mortadela, no te jode.

-¿En qué ascensor?
-En el de la facultad de Derecho, sede 13
-¿Qué dirección?
-Carretera de Burgos, no te jode... o arriba y abajo, como prefieras, monina ¿esto no lleva un GPS o qué?

Nota al margen: Es que cuando estoy asustada me pongo borde.

-No sé, no sabemos que dirección, si es que nosotros no somos de aquí... T_T
-Bueno, tranquilos, ¿cuántos sois?
-¡¡¡OCHO!!! *una saca el abanico*
-Bien, ahora mando a un técnico.

Y todos ahí viéndolas venir. La única persona con cobertura llamó a una compañera que se había marchado un poco antes y la tuvimos ahí en la puerta del ascensor preguntándonos por nuestras constantes vitales.
Nosotros nos reíamos demasiado para la situación en la que estábamos, pero pronto sentimos al técnico.
Y gritamos. No sé por qué, pero gritamos.
Nos volvemos a callar. Yo era la que estaba más pegadita a la puerta, así que hacía de oreja común.

-¿Qué dice, qué dice?
-Dice que qué putada, que ahora se va a pasar toda la noche trabajando.
-¿¿¿QUÉEEEEE???
-Jijijiji que no, que es broma... no ha dicho nada jijijiji
-¿Tenéis bocadillos de oxígeno?

Finalmente, quince minutos después, la puerta se abrió. El técnico nos contó y le gritamos en la oreja que ponía que cabíamos ocho. Luego nos reímos y todos llegamos a la conclusión de que seríamos recordados como:

LA PROMOCIÓN DEL ASCENSOR.

Mi vida es una tómbola. A mí ayer con el técnico me traen un tío bueno envuelto en papel pinocho y me dicen que el tren no arranca porque hay un elefante en la vía y ya me hacen el día completo.

jueves, 3 de junio de 2010

Macedonia mental

Ayer, tras siete autores de filosofía, dos ciclos metabólicos, un libro de CTM y dos cafés cargados después, me di cuenta de necesitaba dormir.
Bueno, en realidad mi madre me había berreado en reiteradas ocasiones que dejase de estudiar y mi estimada Mrs Cold dedicó treinta minutos de su vida en decirme que me iba a dar un soponcio si seguía con esa actitud.
Pero como Hume tenía poseída mi mente, asumí que no podemos saber ni asegurar nada de lo que pudiese pasar en el futuro. Vamos, que las ignoré a las dos, a mi madre por costumbre a Mrs Cold porque estaba en crisis.
Pero divago.
Cuando realmente fui consciente de que necesitaba planchar la oreja fue cuando empecé a sacar teorías extrañas sobre que todo lo que estaba estudiando tenía que tener una conexión y debía encontrarla para acabar antes.

"Solo sé que no sé nada. Pero todos los demás filósofos sabían algo. Yo sé que la degradación completa de la glucosa da 38 ATP. Pero Descartes decía que podía saberlo todo con la razón y entonces no se conocía nada del metabolismo de los glúcidos. Entonces Hume lleva razón y no sabemos qué puede ocurrir mañana. Sin embargo, se conoce con precisión el funcionamiento de la atmósfera y dicen que mañana hará sol. Entonces Kant diría que aunque eso se escape de la experiencia, es nouménico y podemos saberlo por la crítica a la razón práctica. Kant y Santo Tomás plagiaron a Aristóteles. Eso es ilegítimo. "I-:" Es un morfema derivativo prefijo, "-o:" es el morfema de género "-Legitim-:" Es el lexema o raíz. Las raíces absorben agua para su hidrólisis durante la fotofosforilación. La luz del sol es empleada como fuente de energía alternativa, limpia y viable. La frase anterior es una pasiva. La sueroterapia es un método de inmunidad adquirida pasiva. El SIDA también es adquirido. Las enfermedades que afectan a los seres vivos autóctonos a veces son portados por organismos foráneos introducidos en el medio por la acción antrópica. En antropología, los filósofos no se aclaran si son dualistas o el alma y el cuerpo están unidos sustancialmente. El cuerpo posee memoria inmunológica. Juan Ramón Jiménez siempre tuvo en su memoria al burro Platero. Si un burro y un caballo se aparean, su descendencia será infértil. La explotación del suelo, mina sus propiedades. Los elementos de la tabla periódica vienen ordenados según sus propiedades. Tengo que aprenderme la lista de productos tóxicos vertidos al medio. Los linfocitos T8 son citotóxicos. Los phrasal verbs son un veneno no etiquetado. La estilística verbal es importante. Platón daba mucha importancia a las Ideas. No tengo ni idea de la mitad de la química. La mitad de mi libro de Biología va sobre citología. Orgánulo es una palabra que posee un morfema derivativo valorativo. Las valoraciones químicas son imposibles. Impossible is nothing. Eso es present simple. La genética, a parte de ser cruel, es simple. Los monosacáridos y los aminoácidos son importantes. Ciclar es fácil. Los ciclos biogeoquímicos son infumables. Fumar perjudica seriamente su salud. El sistema inmune protege la salud. Aristóteles defendía la buena vida. "Defendía" es pretérito imperfecto. El ser humano es imperfecto, no puede pensar de manera perfecta. Dios sí es perfecto, pero piensa de manera imperfecta también. Seríamos perfectos si no pensásemos. Mendel no pensaba que sus experimentos fuesen tan importantes. La experiencia es el camino al conocimiento. Kant cree que hay más cosas tras la experiencia. La experimentación genética ha traido grandes avances. El ADN es enorme. La obra de Santo Tomás es inabarcable. La literatura española también. Los escritores crearon antologías y firmaron manifiestos. Según Rousseau, el contrato social es conocido y aceptado por el ser humano. Los contratos se firman.

¿Dónde coño ponía en ese contrato que YO tenía que estudiar tanto?