jueves, 17 de febrero de 2011

Desconcierto musical

Como ya he dicho en alguna ocasión, yo estoy fatal de lo mío. Tengo ciertas aficiones o entretenimientos que a veces se me van un poco de las manos, pero eso me pasa porque soy más simple que el mecanismo de un botijo y me entretengo con nada. Cuando algo capta mi atención, la capta durante mucho rato. Un rato largo en el que me da por reflexionar acerca del asunto que toque.

El caso es que yo, como adoradora, amanta y consumidora ilegal de música que soy, presto atención a las canciones, hasta las que no me gustan (tengo que prestarles atención para poder actualizar, que está la cosa muy mala). Pero vamos, a parte de a las canciones, en algunos casos presto atención a los videoclips que realmente son un mundo aparte.

Y a partir de aquí, al más puro estilo de programa musical noventero, comenzamos con la cuenta atrás regresiva.


¡En el número cinco tenemos a....

LA TARTAMUDA DE LADY GAGA!

Da igual qué quiera contarte con sus canciones. Lo mismo te cuenta un "bad romance" con Alejandro y sus primos, que su intentona de darse de baja de su compañía "telephon"ica poniéndote una de sus célebres "poker face"
Pero ninguno de sus videoclips tendrán sentido ni estarán directamente relacionados con el tema que trata en su canción de 7 minutos de duración, porque esencialmente no dice nada. La mitad de la canción está dedicada a intentar vendernos la tartamudez como un innovador método rítmico.

Lady Gaga said:

"B-B-Bad-Bad Romance"
"Ale-Alejandro"
"P-P-P- Poker face, po-po-poker face"
"Sorry I can't hear you I'm k-k-k-kinda busy, k-k-k-kinda busy"

No obstante, si quieres entender algún videoclip tendrás que abstaer tu mente a un nivel surrealista extremo dominado por complejísimas metáforas. Pero si no quieres, siempre puedes hacer como yo y mover la cabeza al son de tan bizarras imágenes sin hacerte preguntas.





¡Y en el cuatro gobierna un tema lacrimógeno con videoclip metafórico y raro de coj****! ¡Oh yeah! ¡DAMIEN RICE!





La canción es triste y todo lo que ustedes quieran, pero si uno se pone a ver el videoclip y tiene la madurez intelectual de un niño de ocho años (como es mi caso), no se puede tomar en serio ni una palabra con un cabezón volante que canta. No alcanzo a entender qué representa, pero creo que me moriré sin saberlo.



¡Y llegamos fuerte a la cuenta atrás definitiva! ¡Sí señor, yeah! ¡La medalla de bronce va para el rey del desconcierto y el lirismo! ¡Para el amo de la armonía y la profundidad!


¡El puesto número tres lo ocupa EL MUDO!



Pues eso. Lo que se ve es lo que hay y no hay nada más que decir.




¡Con el número dos llegamos a elevadísimos niveles de absurdez!

Observemos al especimen que aparece en el video y analicémoslo con atención dejando de lado las presuntas dotes musicales del individuo (digo presuntas hasta que se demuestre lo contrario)





En el video podemos apreciar como un muchachito se va a la bolera a gozar de una amena y dicharachera velada con sus compadres cuando la aparición de una dama distinguida hace que desvíe su atención del juego. El jovenzuelo se esmera a fondo para cortejarla mediante sofisticadísimas técnicas como acosarla cuando está con sus amigas, pegarle enganchones de la chaqueta, bailando aleatoriamente donde no debe y avergonzándola a ella y a toda la bolera dando un inesperado concierto.

Y ahora en serio: Si yo estoy en la bolera y un hatajo de niñatos me ocupan seis pistas para marcarse una batalla de baile barriobajera vestidos de marca y sin un fin claro, cojo dos bolas y me lío a abrir cráneos. Qué incívica es la gente, hombreya.



¡NÚMERO UNO! ¡Escalando en la lista llegamos al puesto dorado, a lo más alto de nuestro ranking! ¡Con todos ustedes el videoclip que más me desconcierta actualmente, el que me quita la vida reflexionando sobre él, es más absurdo y el que más me hace reir de los anteriores. ¡Aquí les traigo al único, al inimitable y al incomprensible...

BRUNO MARS con GRENADE!






Sentémonos a reflexionar sobre este videoclip fríamente y vayamos por partes.

Lo primero: La cara de esfuerzo que pone la criatura al cantar. Me inquieta, pone cara de que le duele, es la ancestral estrategia "Ubago" que consiste poner cara de desesperación cada vez que se alarga un poco una nota.

Lo segundo: La canción se titula "grenade" y la primera frase del estibillo es "I'd catch a grenade for yah' ". ¿Entonces por qué puñetas arrastra un piano por toda la ciudad? Y lo que es más. ¿Por qué se para en frente del tren al final del vdeoclip? Sí, ahora mismo algún listo me dirá <<¡eh, eh! ¡que también dice "I'd jump in front of a train for yah' ">>, pero yo insisto. La canción se llama "grenade", la primera frase del estibillo empieza super dramática con la "grenade" de marras. ¿Los del videoclip no tenían dinero para simular una explosioncita? Habría sido mucho mejor... como si no supiesen ya que todo parece molar más cuando hay efectos especiales.

Lo tercero y último, pero no por eso menos importante. La historia.
Vamos a ver... el pobre Bruno tiene la feliz idea de cargar con un piano por mitad de la carretera para llevarlo a casa de su churri, que, discreta, estaba dándose el filete con un tío como siete veces más guapo que Bruno el arrastrapianos delante de la ventana abierta. Hasta ahí entiendo casi todo. Pero digo yo una cosa... ¿pa qué coño se lleva el piano otra vez? Si va a suicidarse no sé para qué quiere cargar con el piano y subir las cuestas con él. Es que encima es una humillación, hasta el pobre indigente le mira con cara de pena. Yo como venganza le dejaría el piano en la puerta del garaje o algo. Pero no me lo llevaba otra vez.
Y otra cosa... "I'd catch a grenade for yah' ", muy bien, muy bonito. ¿Pero la cogería con la anilla puesta o sin la anilla? Porque no especifica. ¡NO ESPECIFICA!



No pueden dejarme con estas dudas, hombreya. Esto de los videoclips no es sano


*No me hago responsable de los daños psicológicos causados