lunes, 29 de noviembre de 2010

Experiencias académicas

He vuelto.
Sí, sé que a nadie le importa, pero es de rigor decirlo. He estado bastante ocupada últimamente y los ratos en los que no estaba liada con mis deberes y obligaciones de universitaria no tenía ningunas ganas de actualizar.
Además, aun que no he hecho más que estar con el ordenador, no ha sido por placer. Sin embargo, mi madre no entiende de esas cosas. Mi madre ve a cualquiera con un ordenador y ya refunfuña... "es que no haces más que estar con el cacharro ese", "vaya ganas", "deja eso ya y ponte a estudiar, cojones"

Y la frase estrella: "Pasas el día sentada en el ordenador"



¿Por qué? Pues porque tengo que escribir un blog en inglés y esa ardua, titánica y portentosa tarea me tiene absolutamente absorbida (aprovecho para decir que si alguien tiene ganas de aportar un tema en el que pueda escribir en inglés, que no dude en compartirlo conmigo xD)
Así que esta ausencia tan insoportable de una servidora se considera de fuerza mayor. Jamás habría imaginado que escribir en inglés fuese tan cansado. Fuck My Life.

Sin embargo, no tengo ninguna queja sobre el inglés. Es la asignatura que más me gusta y en la que más interés pongo por lo que por más deberes que me manden, por más redacciones kilométricas me que obliguen a escribir o por más posts que quieran que haga... no voy a quejarme. Que aprender inglés puede ser lo más productivo que haga este año.

Sin embargo... Literaturas Europeas es lo peor. Pero lo peor. Lo juro por las barbas de Dumbeldore, por el Impala de Dean Winchester, por el bastón de House y por los rizos de Frodo. Es la asignatura más horrible a la que me he tenido que enfrentar en toda mi vida.
Para quien no lo recuerde, mi profesor es un señor que ha huido de entre las páginas de una novela de Jane Austen. Es muy teatral, afectado, cadencioso y parsimonioso y oirle hablar solamente puede equipararse a un dolor de muelas: Insoportable y persistente.
Cuando un profesor dispone de dos horas seguidas para impartir temario... das por hecho que las va a aprovechar.
Pero este tío, con sus gestitos, sus pausas dramáticas y sus parones en el discurso hacen que adquiera un ritmo soporífero.
Encima divaga. Y nos hace copiar sus paridas mentales.
Y cuando se pone a hablar en francés, aleman, latín, italiano o griego... me pone negra.
Al principio tratada de esforzarme para entender por lo menos el latín y el griego por eso de estar en una carrera de letras... pero es que los de letras tampoco le entienden, así que cada vez que se pone a hablar en otro idioma apago el cerebro y me frustro mentalmente U_U
Es un constante "what the hell are you talking about?" durante sus clases.
Pero eso no es lo peor... cuando se pone a hablar en español... tampoco le entiende nadie.

-La circunvalación pedantesca dentro de la hermenéutica aristotélica viene dada por la inequidad fáctica de la telúrica temática de las obras divergentes en las que la temática se entrega inexorablemente a la expresión minimalística de un conjunto característico de señales arquetípicas dramáticas con repercusión en la esclerótica del poeta.
-... ¿puede repetir?
-No

Pero eso no es todo. El otro día se puso a hablar del carpe diem (destacaré el hecho en el que yo en esos momentosya contemplaba la posibilidad de apuñalarme la yugular con el portaminas) y nos preguntó por un poema de Garcilaso que yo, por supuesto, no me sabía de memoria. Mis compañeros trataron de ir recitándolo entre todos con lo que se acordaban, pero vamos, no fueron capaces. Entonces, el profesor se cruzó de brazos todo indignado y dijo:

-Qué pena...¿No se saben ustedes este poema? ¿no son capaces de retenerlo en su memoria?
-*Todos negamos*
-*Se pone las gafas y coge un libro* "En tanto que de rosa y azucena..."

Yo flipé. Miré a mis compañeros, pero nadie pareció haber notado algo raro.
Quizá el tío estaba siendo irónico, pero semejante erudito pedante no creo que contemple semejantes métodos innobles.
Quizá es que tengo mucha malicia, me dije. Pero no. Nos reprochó que no nos sabíamos la mierda del soneto de memoria, se enfadó e inmediatamente después pilla el libro y se pone a leerlo.
Me dieron ganas de gritar: "Me encanta cómo su memoria se refresca cuando lo lee"
Pero me callé porque tampoco es plan xD
Ahí, dando ejemplo. Tras eso perdió tres puntos de credibilidad y cuatro de seriedad.

En serio, es realmente soporífero.

En Lingüística voy bien. Es un coñazo pero lo entiendo, así que no hay mucho que decir. Salvo que mi profesor se atasca. Se queda empanado y no arranca, pero bueno, es divertido. Además, en fonética se pone a hacer ruiditos y gestos muy raros con la boca y me rio un rato por lo menos.

Pero vamos, lo más significativo fue la preparación de un trabajo para Lengua Española.
Un trabajo que tuve que exponer este viernes pasado con mis compañeras de grupo.
Encima de que mi grupo tenía una persona menos, el tema no ayudaba.
Yo esperaba un tema un poquito interesante en plan "Ejemplario de castigos salvajes para los que ponen un artículo delante del nombre" pero no.
El tema era:

*Redobles de tambores*

El adjetivo y el sustantivo: Similitudes, diferencias y características

*Suenan los platillos*

Mi cara era un poema. Teníamos que sacar información sobre ese apasionante tema como para hablar durante 50 minutos mínimo.
Mi primer pensamiento fue este:

"Yo esto lo liquido en 2 minutos.
Similitudes: ambas son categorías de palabras
Diferencias: pero no son la misma porque si lo fuesen se llamarían igual
Características: Nombre manda, el adjetivo acompaña como siervo fiel."

Vale, pues no. Me tuve que joder y buscar información... y resulta que hay gente que ha gastado más de un boli en escribir sobre este apasionante y vital tema. Me sorprendió ver que hubiese más de un folio de información, pero casi me muero cuando vi que había libros. LIBROS SOBRE ESO. Y no eran pequeños.
Bueno, el caso es que como cabía esperar, fue un rotundo éxito.
Mi grupo se ha llevado notaza, la felicitación del profesor por nuestra exposición y van a usar nuestro ejemplario para enseñar a los demás cómo se debe hacer algo como es debido.

Odio hablar en público, pero me alegro de habérmelo quitado ya del medio. Todo sobre ruedas.
Así que, misión cumplida.


Noticia de última hora: Está nevando. ¡Está nevando! ¡NIEVA!
Igual con un poco de suerte mañana no tengo que ir a la universidad *_*

Seguiremos informando.