jueves, 30 de diciembre de 2010

On the 364th day of the year Carol gave to me...


Todo el mundo hace entradas interesantes/recopilatorias/nostálgicas con motivo del fin de año. (¿Se dan ustedes cuenta de que es la primera década completa que vivo? Es una gilipollez enorme, pero como dato queda guay) Realmente creo que este año merece un repaso a fondo, al menos por mi experiencia.
En enero viajé a Londres, una ciudad que siempre quise visitar y que de siempre me ha llamado muchísimo la atención. A pesar de toda aquella maldita ola de frío que paralizó Europa (ya va a ser tradición) logramos coger un avión y aterrizar sin problemas en Heathrow. Visité los lugares más emblemáticos de la ciudad, me pedí una jarra de cerveza inabarcable que no pude terminar, conocimos a gente, nos reimos y dediqué toda una mañana a meterme con el horrible y espantoso bolso de mi profesora. Visité Windsor y Oxford y allí vi la casa del profesor Tolkien, una de las personas que más admiro por ser autor de una de las historias más bonitas que he leído (si no la mejor) y entré en un sitio que era IDÉNTICO al gran comedor de Harry Potter y cómo no, estuve en el andén 9 3/4 de la célebre estación de Kings Cross.

All aboard the Hogwarts Express!
Tuvimos un guía que era como Jaime Peñafiel, probé el fish&chips , vi la casa de Sherlock Holmes al cual adoro, vi Abbey Road y todos los escenarios de una de mis películas favoritas: V de Vendetta.

Vi la peli de Avatar y aunque es una versión furutista, lisérgica y aun más colorida de Pocahontas, me obnubilé y salí encantada del cine. Mucho más de lo que realmente esperaba.

He luchado encarnizadamente contra las Matemáticas puesto que me di cuenta de que la mayoría de las veces mi nota en esa asignatura estaba acotada superiormente por cuatro. Pelée con uñas y dientes por un aprobado, estudiando y aun así suspendiendo varias veces hasta que lograba sacarle partido a todas esas horas que invertí preparándome todos y cada uno de los exámenes del curso y aprobando solamente los finales. Y por supuesto fui recompensada con un pleno de aprobados. Tres trimestres de tres... aprobados. He confirmado que la filosofía no supone un reto para mí: todos y cada uno de los exámenes me los preparé en base a la ley del mínimo esfuerzo y ninguno bajó del sobresaliente. Aprobé Química tras mucho esfuerzo (todo ese que no invertí en filo) y con Biología me salí totalmente con las notas. Aprobé exámenes que nadie aprobó y recibí una mención honorífica en Lengua y Literatura en el examen final, doblegando a la bestia negra de las Letras. Me he agobiado muchísimo por las notas y las medias, he deseado mandarlo todo a la mierda como doce mil veces al día durante todo un año y he terminado el instituto sin haber tenido ninguna asignatura suspensa tal y como me propuse el año que comencé la Secundaria y fui la segunda de mi clase y de ambos grupos de Bachillerato con la mejor media.

Fui a Selectividad en junio y estrené los nuevos cambios. Cometí uno de los fallos más célebres de la convocatoria en el primer examen (y oportunamente me percaté nada más salir del examen, por lo que la gente atribuyó mi fallo a los nervios y no a que yo fuese idiota), sobrevivimos la huelga y a ese parón mortal en medio de los días de exámenes y salí viva del ascensor de la facultad de Derecho de la UAM.


He seguido en mi línea metiéndome con Crepúsculo incluso subliminalmente.


E inmediatamente después me gradué. Con un vestido demasiado bonito y con una fiesta demasiado divertida y perfecta como para ser verdad. Me dediqué íntegramente a pasarlo bien y a imaginarme dando un discurso. Me reí y disfruté de mi recién recuperada libertad, confiada en los resultados de Selectividad.

Pero después me di cuenta de que no debía estar tan confiada. Y que independientemente de mi nota durante el Bachillerato, no estaba a la altura de lo que yo quería hacer. Porque no me admitieron en nada de lo que tenía planeado. El cambio me había afectado directamente a mí y a mis planes de futuro. Después la UAM cometió los ya conocidos errores administrativos graves de los que ya hablé en su momento y todo se me complicó infinitamente. Tanto como que me planteé olvidarme de ir a la universidad.
Y entre tanta desgracia burocrática y drama académico... la Selección Española de fútbol ganaba el Mundial de Sudáfrica. Una servidora vio todos y cada uno de los partidos que se jugaron salvo el que perdimos contra Suiza. A partir de ahí todo fue rodado. Y me fui al Bernabeu a ver el España-Chile. Un partido que ganamos justamente como todos los demás. Vi la eliminatoria justa y merecida de Argentina y la final en la que vencimos a los tulipanes.. La gran final que me tuvo con el corazón en un puño toda la noche y me permitió darme una vuelta por Madrid esperando la llegada de los Campeones del Mundial a orillas del Manzanares.
"¿Qué pasa? ¿Quién ha ganao?"

Y fui a ver "Inception" (no, no pienso llamarla "Origen") y me encantó. Me hizo pensar mucho y hubo ratos en los que desée matar a Nolan, pero salí encantada del cine al darme cuenta de que... ¡me había enterado de la peli y podía explicarla!

En algún momento efímero de relax estival me enganché a Supernatural (No, tampoco voy a referirme a esta serie por su nombre traducido al español). La serie que actualmente me quita la vida y las horas. Y en ese orden.

Finalmente y tras mucho esfuerzo me admitieron en septiembre en la que actualmente es mi carrera.

Cumplí los 18 sin grandes ceremonias porque estuve estudiando para la convocatoria extraordinaria de Selectividad con la intención de subir nota.


La Selectividad me coincidió con un examen de la universidad (querían determinar mi nivel de Francés) por lo que tuve otro drama descubriendo otro error con mi matrícula. Terminé la Selectividad y comencé la universidad sin haber tenido ese merecido verano lleno de alegría y experiencias que yo esperaba tras haber acabado el Bachillerato. Me di cuenta de que tenía una conocida en mi grado y a partir de ahí conocí a más gente que en toda mi vida en el instituto. Gente con la que me llevo bien y a las que parece que les caigo bien. Gente a la que ya puedo llamar "amigos".


Subí nota en la segunda convocatoria de Selectividad en contra de los pronósticos de mis ex-profesores. Pero no lo suficiente.


En octubre mis "más mejores amigas" me organizaron una fiesta sorpresa para celebrar mi cumpleaños y casi me hicieron llorar.
He tenido que leer libros que me aburren soberanamente: "Bodas de sangre", "El sí de las niñas", "Rimas y leyendas", "La vida es sueño", "Antígona" y otros libros de los que no quiero acordarme. Y de momento sobrevivo. Toco madera.

Fui al concierto de la MTV en la puerta de Alcalá. Y mi mejor amiga y yo tachamos de nuestra lista de cosas por hacer el ver un concierto en directo de Linkin Park. El dolor de piernas al día siguiente compensó por lo bien que me lo pasé.
Hice un trabajo de exposición. Superé mi pánico a hablar en público (malamente en mi opinión) pero sorprendentemente mis compañeros me felicitaron a mí y a mi grupo por lo bien que lo explicamos y el profesor quedó encantado con nuestra actuación estelar garantizándonos el 25% en su asignatura con todos los honores. Esto es lo que se conoce como:


Y por supuesto fui a ver la primera parte de la última parte de Harry Potter, ese libro que marcó mi infancia. De hecho estoy convencida de que mi infancia no quedará completa y convenientemente clausurada hasta que no haya visto el "The end" en la pantalla del cine tras haber visto la segunda parte de "Harry Potter y las reliquias de la muerte", pero ya he dado el primer paso y ya solamente queda esperar. A pesar de los doblajes y las carencias, fui a ver la peli y, por supuesto, iré a ver la última.

Me he ido de fiesta demasiado seguido y he estado tan cansada que no podía ni levantarme, pero ha valido la pena.
Y por supuesto me ha tocado (y me sigue tocando) estudiar en Navidad. Una actividad sin precedentes, pero está visto que este año 2010 se ha empeñado en llenarme de nuevas experiencias entre las que destaca, para mi desgracia, estudiar en épocas del año en las que jamás de los jamases he tocado un libro. Véase verano o navidades.

No he cumplido todas las cosas que me propuse en esa lista de principio de curso, pero realmente he sacado un buen porcentaje. Así al menos dejo algo que contar para este año que entra.
Y con esto cierro el año (y que no me entere yo de que os parece poco) si me dejo algo... es porque yo soy quien escribe y decide qué se pone y qué no.

Lo dicho, a pesar de las vicisitudes os deseo felicísimo nuevo periodo orbital de la Tierra a los que leeis y comentais, a los que leeis y no comentáis y a los que comentáis y no leeis.


Feliz 2011

5 comentarios:

  1. Que entrada mas... interminable...
    No ha sido tan malo el 2010 (para ti) despues de todo, miralo por el lado bueno, estas en la universidad, no en ciencias, pero en la universidad =P.
    Yo lo empece practicamente sabiendo que me iba a quedar sin viaje a Londres y lo termino estudiando matematicas como no las he estudiado en mi vida y encima enferma U.U. Asi que menos por el Mundial, creo que es un año que no querre recordar en un futuro. Avatar & Origen creo que han sido las mejores (y las unicas) peliculas que he visto este año.

    ¡Un Feliz Año Nuevo para ti tambien! Yo solo espero que sea mejor que este.

    ResponderEliminar
  2. ¡Vaya, creo que esa es la entrada más positiva del año! Jejejeje. Siempre es un gusto ver a nuestra combativa Gy de buen humor :-P

    ¡Feliz año nuevo para ti también! ^^

    ResponderEliminar
  3. Buen resumen de todos los momentos importantes que han pasado por este blog (y por nuestras laaaaaaaargas conversaciones de MSN durante este año).
    Me has recordado que yo también quería hacer una entrada especial de fin de año… a ver si hay tiempo, aunque ya sea en 2011.
    ¡Feliz 2011!

    ResponderEliminar
  4. Shiver: yo tampoco me llevaré 2010 con el mejor de los recuerdos, si te consuela. Pero ÁNIMO!!!


    Luthien: Pues fue totalmente sin querer. No es algo que me salga de natural :P

    Gaz: xDDD ¿resumen? ¿qué es eso?

    ResponderEliminar
  5. comentar... mucho hay que comentar.. primera cosa, tenemos la misma edad! pense que eras mayor que yo (y bueno, lo eres, yo cumplí los 18 hace menos de dos semanas), y por tanto, yo también sufrí los finales y la selectividad (pero la selectividad la sufrí solo en septiembre, si... soy una estudiante flojilla y directamente fui a septiembre, pero luego la saque con una nota bastante decente!! :D)
    al contrario que tu, yo no me gradue con un vestido ni cosas de esas... fui en pantalon blanquito, manoletas y una camisa bonita, no quise demasiada farandula (debo decir que no se me olvidara la imagen de un chico de mi promoción yendo a coger el diploma en chándal)
    también vi como ganabamos el mundial (lo vi con shiver, y creo que a ninguna se nos olvidará) y lloré como una madalena, menos mal que llovía y no se notó mucho jajaja
    también fui a ver inception, también lo vi con shiver... y me dormí
    también fui a ver la primera de la ultima parte de harry potter, y si, también fui con shiver xd y si, llore con la muerte de dobby (si a alguien se lo he estropeado... perdon!!) y bueno, soy muy llorona, llore mas de una vez, no pienso decir cuantas jajaja
    y bueno... se supone que te iba a comentar tu entrada, pero al final solamente te he contado las coincidencias que hemos tenido jajaja :)
    me ha gustado la entrada... y ala! a estudiar que nos toca!

    ResponderEliminar