miércoles, 22 de diciembre de 2010

Hay una carta para ti (V)

Esta vez la dicharachera epístola va dirigida a:


Los que se acoplan en el peor lugar en el peor momento.




Muy señores míos:

Les enviamos esta circular de carácter informativo para que estén al corriente de una amenaza creciente en nuestra sociedad: Esa gente que siempre está en medio como el jueves (o miércoles por la tarde siendo exactos)
Estos especímenes se caracterizan por la manera en la que se han ido diversificando. Pueden ser cualquiera, en cualquier momento y contexto por lo que no hay una forma fiable de prever sus movimientos hasta que es demasiado tarde y usted, transeunte incauto, se ha convertido en una víctima más que ha caído en su vil trampa. Sin embargo, tras años de exhaustivas investigaciones, experimentos y observaciones hemos conseguido localizar los lugares más concurridos por estas criaturas para prevenirles:

Las aceras: Los entes que habitan estos territorios tienen forma de madre de familia numerosa o de señores que caminan en formación delta. Sienten una preferencia especial por las aceras estrechas para desplegarse en todo su esplendor. Las madres de familia numerosa suelen llevar "carritos" con dimensiones similares a las de un armario empotrado de la Zarzuela y animan a sus retoños a desperdigarse por la acera sin importar lo cerca que caminen del bordillo. La alegre familia formará un sólido escudo humano infranqueable que o bien le obligará a realentizar la marcha, a salir a la carretera para adelantarles o a dar una clase magistral de Educación Para la Ciudadanía a la progenitora que es físicamente incapaz de llevar a su manada de manera organizada sin entorpecer a los demás o al menos decirles que se aparten. Los señores irán despacio, con calma, hablando muy alto. Una técnica muy utilizada por estos seres para obligar a aflojar la marcha al pobre diablo que vaya detrás es ir fumando puros. Usted querrá acelerar, pero toser y correr al tiempo es algo que no está al alcance de todos. Intentará esquivarles, chocará con ellos y al final optará por perder ese tiempo que no tiene en cambiar de acera disfrutando de los semáforos en rojo.


Las escaleras: Las escaleras son un gran punto de encuentro de estos entes. En este caso, suelen presentar el aspecto de una pandilla de jóvenes estudiantes, de un vecino al azar o de amigos que se encuentran casualmente en el transporte público que amagan con que van a irse pero se tiran ahí como tres horas entorpeciendo el paso.
Es conocida la atracción que sienten las pandillas por las escaleras. Habiendo bancos... siempre elegirán la escalera por el sano placer de ver cómo la gente busca huecos libres para descender. Además, la zona de la barandilla no les gusta debido a que ahí molestan menos que en todo el medio de las escaleras por lo que en zonas concurridasmontan un embotellamiento atroz. Cuando toman la forma de un vecino, se paran al pie de las escaleras para devolverse los enseres que suelen intercambiar los vecinos (generalmente vajilla o tupperwares). Disponiendo de un amplio descansillo prefieren las escaleras porque corre más el aire y apoyarse en la barandilla o colocarse varios escalones por encima de su interlocutor les produce una satisfacción enorme.


Las puertas: Allá donde haya puertas... ahí habrá un Míster Jueves o una Miss Jueves. Queda muy sexy apoyarse en el marco de la puerta en plan interesante. Pero solamente cuando no hay 80 personas que quieren meterse en clase o salir de ella. O entrar al local. O salir de él. Resumiendo, son grandes especialistas en dificultar el acceso y la salida de cualquier recinto cerrado.



Frente a esto, todo lo que usted, amigo afectado, puede hacer es pedir paso con firmeza, zigzaguear como imbéciles para esquivarles, traer a un grupo más numeroso para obligarles a replegarse, gritar que hay fuego, jugarse el tipo buscando vías alternativas donde no las hay o perder tiempo en buscarlas porque tomen la forma que tomen son grandes maestros de una ancestral técnica ninja conocida como "hacerse el sueco" y le ignorarán repetidamente a menos que busque una forma colorida, peculiar y estrafalaria de llamarles la atención. Proponemos el uso de bocinas, platillos o vuvuzelas.

Espero que esta información les haya sido útil y logren evitar a estos individuos al menos hasta que estos se den cuenta de lo molestos que pueden llegar a ser. Sin nada más que añadir me despido.


Gy*

3 comentarios:

  1. Que razon tienes.
    Yo acostumbrada ha andar ancha por las calles de mi pueblo cuando voy a comprar el pan, ahora que estoy un 50% en la ciudad y se me pega el ajetreado ritmo de vida, ese que me hace ir rauda y veloz a comprar el pan (por orden de mi madre).. y mi velocidad es similar a la de un caracol por culpa de estos especimenes que has citado, especialmente los primeros....
    Desde luego es un "FFFFFUUUU" en toda regla, pero si consigues adelantarles es un gran "FUCK YEAH!"

    ResponderEliminar
  2. ¿Cómo consigues divagar tanto sobre este tipo de temas? Ahí hay un gran talento, deberías aprovecharlo. Serías buena escritora de monólogos. :)

    ¡Y feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  3. Shiver: Verdad, verdad y más verdad

    Gaz:me lo han dicho alguna que otra vez. Realmente me buscan futuros profesionales muy raros ¬¬

    ResponderEliminar