lunes, 18 de octubre de 2010

Mi ración de indignación

Hoy estoy enfadada.
Muchos diréis "¡coño, pues aprovecha para hacer otra carta de esas tuyas, que cuando las escribes encabronada al menos no me aburro!" pero es que no puedo. Porque esto sí que me toca la moral.

Hoy al volver de la universidad, andaba yo por la calle quitándole el modo silencio al móvil (que si no mi madre luego pregunta que para qué puñetas quiero el móvil) y casi choco con un señor mayor que se paró de repente para mirar algo en la billetera. Yo me disculpé por ir en mi burbuja y el señor, muy amable, me dijo que no había problema.
No había avanzado ni tres metros y de repente oigo un ruido. Me giro y veo al señor apoyado en la pared a punto de caerse porque un típico macho alfa que iba con la novia casi se le llevaba por delante. El especimen iba agarradito con su churri por la acera y había considerado oportuno embestir a un señor mayor que estaba parado sin hacer daño a nadie a un lado de la acera, sin obstruir de ninguna manera la vía pública.
El caballero, lejos de poner el grito en el cielo por semejante falta de respeto, dijo:

-¡Vaya! ¡Si es que no hay cuidado!

¿Qué creen ustedes qué sucedió? Que la verdulera que acompañaba al energúmeno se giró como si hubiesen faltado al respeto a su santísima madre y se encaró al anciano alzando la voz y poniéndose brava. La pava se puso en plan Taxi Driver (Are you talking to me? Are you talking to me???) berreándole al señor:

¿¿¿A TÍ QUÉ COJONES TE PASA??? ¿¿¿QUIERES PROBLEMAS CONMIGO???


El gran cabestro (el novio de la princesita) la sujetó, porque la muy bestia iba derechita a por el señor, que se limitó a callar ante la actitud de la niñata subidita que tenía delante.
Yo, que me había parado atónita, también recibí mi parte, con el célebre:

¿¿¿Y TÚ QUÉ COÑO MIRAS???

El noviete casi se cargó a la asquerosa esa al hombro y se la llevó de allí.
Y yo me quedé medio en shock. Le recogí la billetera al señor y continué mi camino a casa con un malestar enorme. Realmente me ha entristecido mucho ver eso.

Igual se me toma por ingenua, pero francamente, yo nunca he contado con que la gente pudiese reaccionar tan exageradamente ante las cosas. Jamás he concebido la simple idea de ponerme a gritar a la gente por la calle como una verdulera chabacana y por extensión, tampoco creo a la gente normal capaz de hacerlo.
Y sigo sin poder creérmelo del todo aun que ya haya visto cosas así antes. Es que no me cabe en la cabeza.
¿Por qué la gente no echa toda esa mala leche y esos cojones toreros para defender sus derechos y para hacer las cosas como es debido? ¿Por qué no descargan esa energía en su casa o en sus trabajos con sus jefes (a los que seguro odian)?

No necesito una respuesta. La sé.
La realidad es que cuanto más bravucón intenta parecer uno, peor utiliza el carácter y con más facilidad pierde los papeles. La incapacidad de defenderse frente a los que de verdad te agreden o te dañan es lo que provoca esa frustración y esa funesta canalización de la mala leche.
Y que nadie se confunda. No es una justificación, es una constatación de un hecho.
Espero que a esa parejita les jodan bien y les paguen con la misma moneda. No les compadezco. No tengo lástima ni siento comprensión por la falta de educación ajena, y mucho menos cuando se dan casos así.
Por mí como si se operan. Me da asco convivir con gente así y saber que estoy expuesta a eso.
La cruda verdad es que hay mucha gente así. Mucha gente que no valora el buen trato, que no hace uso de unas sencillas normas de convivencia y educación. Gente que se cree que tiene el sentido del honor muy alto y que se pelean por un choque tonto en una calle cualquiera, y eso no hace sino demostrar lo contrario: que si necesitas encararte con alguien por una "falta" tan nimia (y muchas veces involuntaria) eres el gilipollas más propenso a que te puteen de todo el hemisferio.


Si le hubiesen montado semejante número a mi abuela... realmente no sé cómo de mal habría reaccionado. Me he quedado con muy mal cuerpo después de ver eso. Me he sentido muy mal por el señor. Y me ha llevado a pensar en las veces en las que yo he estado directamente implicada en situaciones así y en las que por llamar la atención a alguien por su comportamiento molesto, incívico y porculero, se me han puesto gallitos y me han acusado de racista intolerante porque seguro que solo le digo eso a los sudamericanos/marroquíes/inserte aquí la nacionalidad extranjera que desee.
Como si a mí me importase dónde cojones les parió su madre.
Como si a mí me afectase de alguna manera el hemisferio del que vengan o su circunstancia personal.

Hay dos tipos de personas en el mundo: Los imbéciles y los que no lo son, y tu lugar de nacimiento no tiene nada que ver con eso. Por eso soy la más tolerante, la que menos discrimina, la más justa. Todos esos despojos humanos me dan el mismo asco vengan de donde vengan.
¿El problema?
Que no siempre te pillan con todas contigo, que a veces les ves tan bestias que pueden ponerse violentos, que pueden dar problemas... ¡qué se yo!

Por eso desde aquí, envío un mensaje a los maleducados, bravucones y niñatos.
He aquí el Gyconsejo de hoy:


Emplead vuestra violencia física y verbal contra vuestros verdaderos enemigos, contra aquellos que no os han querido bien y os han conducido y empujado por el camino tan turbio que ahora seguís: Ahostiad a vuestros padres ya que ellos no lo hicieron con vosotros a tiempo, hazedlo por mí y por los que piensan como yo, pero hacedlo sobre todo por vosotros, por justicia. Justicia poética.


Qué asco de gente, de verdad.

5 comentarios:

  1. A saber, realmente yo también me habría quedado flipando, entre otras cosas, porque ese tipo de cosas me parecen demasiado absurdas para ser reales O_O. En fin enani, es lo de siempre, esa clase de gente a veces tiene demasiado cerca a los que les hacen sentir débiles (esperate que no fuera el macho alga que se la llevó). LO único que peudes hacer, es seguir siendo educada, al menos le sirgve para la gente que se encuentra contigo :P. Xa-LFDM

    ResponderEliminar
  2. Xa tiene toda la razón del mundo. Lo único que está en nuestras manos es hacer lo que quisieran que hicieran con nosotros o con cualquiera. A mí la chavala esta sí que me da pena porque lamentablemente, como has dicho ya, no ha recibido la educación que sí hemos recibido tú o yo. Pero porque además, debe de pensar que su ombligo (o el de su novio, no sé que es peor) es el centro del universo. Y no ver más allá de sus narices le pasará factura algún día.
    Parece mentira que estas cosas pasen. No tiene nada que ver, pero a mí el otro día también me pasó una cosa insólita, de esas que yo pensaba que solo pasaban en la televisión (en el cine español, para ser más exactos xD). Estaba yo en el bus y se subió una mujer de unos treinta y pocos con una niña de unos seis meses monísima acompañada de un chaval. Se sienta a hablar con el conductor que debía de ser amigo suyo y le pone al corriente todos los hitos históricos de su vida reciente. La mujer le cuenta como si tal cosa y de buen humor, no te creas, que el padre de la niña está en paro; que ella ha cogido baja por maternidad porque se ha vuelto a quedar embarazada, que no tiene para pagar la guardería de la cría, que ha cortado definitivamente (repitió mucho lo de definitivamente, como si ya hubieran cortado antes) con el padre de la criatura que lleva en el vientre. Le pregunta el conductor que si éste sabe del tema (del bebé que viene, vamos) y ella le dice que sí, pero que ella le ha dicho que es de otro, que no quiere que se meta en sus cosas!!!!!!!!!! Y yo, te lo juro, con ganas de llorar ya, pensando en el futuro bebé con su auténtico padre pensando que no es suyo; completamente desmoralizada. ¡Me deja al crío sin padre sin más! Y para rematar la faena le pregunta el conductor por el padre de la niña que lleva en brazos y la otra contesta con su tono alegre que andará en el parque fumando porros... ¡¡¡¡¡!!!!
    Salí del bus pitando y con un mal cuerpo horrible. No veas que tristeza. Y la tengo a la mujer esta metidita en mi cabeza, que no la saco de ahí...

    ResponderEliminar
  3. Tu nota me hace ver que la buena gente como tú existe. La ecuación es un bien que siempre nos destacará de lo soez, inurbano y miserable. Las buenas maneras y la buena educación están escaseando alarmantemente.

    Un saludo y sigue escribiendo 

    ResponderEliminar
  4. Por desgracia, Gy, el mundo -y mi instituto xD- está lleno de esa clase de indeseables, y sólo puedes desearles piedras en el riñón e intentar evitarles lo más posible... Porque ya se ve que lo de intentar hacerles personas, que es algo que correspondía a sus padres, llega tarde...

    ResponderEliminar
  5. Qué entrada tan seria…

    Los canis y demás no merecen ni una sola consideración, la pena es que tengan que importunar a los demás, no se contenta con que SU vida sea una mierda.

    ResponderEliminar