martes, 5 de octubre de 2010

Verdades inquietantes

Iba a actualizar el día 29 porque me apetecía que me llamasen esquirola *jijiji* , pero lo fui dejando y al final ya no tiene sentido que cuente lo bien que me lo pasé durante dos semanas metiéndome con mis camaradas los panfletistas de mi facultad. Y tampoco tiene sentido que cuente cómo el de Lengua Española me pilló gritando en el pasillo con el puño en alto que me daba por enterada de la huelga general mientras con la otra mano sacudía los tres mil panfletos y cuarto que me habían colocado en mis múltiples viajes por el pasillo central.

El caso es que mi vida es una tómbola de luz y de color. Sorprendentemente me he adaptado demasiado fácilmente para lo mafiosa que me he vuelto este verano. He conocido seres humanos y en principio no detecto ninguna sensación de rechazo hacia mi persona, lo cual es, sin duda, algo bueno. Bueno, hay una filósofa que sí me aborrece, pero como el sentimiento es mutuo, pues no cuenta

-Seguro que en otras facultades no hay tanta vocación como aquí. Mi carrera es más importante que la Biología, por ejemplo.
-*te iba a dar yo a ti con un Platón en toa la boca* Decías que estás estudiando Filosofía ¿no?
-Así es
-¿Y conoces ya a gente de tu grado?
-No
-Fíjate que no me sorprende =)

Inexplicablemente perdimos el contacto tres minutos después de conocernos. Y demos gracias. Yo por no tener que aguantarla y ella por instinto de conservación.
El caso es que como buena alumna, ya he fichado a mis profesores. Afortunadamente solo uno de ellos me ha fichado a mí, por lo que cuento aun con el anonimato, la invisibilidad, la actitud pasiva-comodona y el factor sorpresa en la mayoría de las asignaturas.
Que así siga.

Para que se hagan ustedes una idea... yo soy la persona más rápida de este hemisferio a la hora de verbalizar mis primeras impresiones. Eso se traduce en que cuando solo llevaba una semana de clase había escandalizado a medio Madrid con mis comentarios. En esa afortunada mitad de madrileños, se incluyen mis ex-profesores, con los que estuve charlando.
Conste que yo solo hablo cuando me preguntan, pero como la gente siempre pregunta... siempre hablo. Y ellos me pidieron un parte de primeras impresiones. Impresiones que todavía mantengo:

Mi profesor de Lengua Española (sí, el que me pilló en pleno arrebato en el pasillo con los panfletos) es la exaltación de la exaltación. Salta del suelo a la tarima y de la tarima al suelo al son de su desbocado corazón, que se desboca aun más al escuchar la palabra "gramática". Ese hombre siente verdadero placer hablando de categorías gramaticales y ese placer se vuelve casi físico en cuanto menta a la sintaxis. Estoy aun esperando el momento en el que hablando de pronombres y definiciones ostensivas se empiece a acariciar desabrochándose la camisa. Bueno, no. Realmente no quiero estar ahí cuando eso suceda, porque sé con certeza que ocurrirá.
Es vasco. Y conste que no tengo nada en contra de los vascos, pero cuando se pone a decirnos y a escribir frases en vasco en la pizarra comparándolo con el castellano me dan ganas de tirarle piedras porque a veces, en su frenesí, se olvida de traducir.
Digo más. Entre que escribe para el culo y a veces escribe en vasco, necesitamos una traducción simultanea a su ritmo.
El caso es que dos horas con ese tío equivalen a tres días en el coche de Fernando Alonso. Explica deprisa, lo que aun no es un problema porque me sé todo lo que está contándonos... pero es que también habla deprisa, lo que dificulta mucho la comprensión cuando ya estás mareada por sus gritos, su apasionado discurso y sus meneos espasmódicos por la clase. Y por si fuera poco, yo como me aburría, me puse a contestar a sus preguntas... ¿conclusión? el profesor más exaltado e inquietante de la facultad está informado de mi existencia y me ha fichado (se sabe mi nombre y tó). Que House nos pille confesados.

Al de francés aun no le conozco. Problemas personales, falta de organización en el departamento, los grupos no están hechos, cuando están hechos son muy numerosos, subdividirlos lleva tiempo, las subdivisiones por nivel salen irregulares... el caso es que aun no he visto el pelo al sujeto que me va a dar francés, por lo que deduzco que a este ritmo voy a hablar francés para cuando la Duquesa de Alba tenga el pelo liso.

El profesor de Lingüística Aplicada es un señor de Camerún que creo que habla francés y su pronunciación del castellano es cuanto menos peculiar. No quiero hacer comentarios sobre lo que me inspira que una persona que no habla correctamente me idioma venga a darme lingüística, pero el hombre me cae simpático y de momento parece tener idea de lo que habla, así que le daré un voto de confianza y me callo. Además, estuvo hablándonos de semáforos y nos hizo imaginar un hipotético "español de semáforo". Yo igual soy un poco literal, pero con lo del español de semáforo automáticamente pensé en un rumano vendiendo cleenex en un semáforo del paseo de la Castellana, pero por lo menos la cosa estuvo entretenida y se podía atender a la clase porque no le daba por bailotear en clase con exaltación y se entendía lo que escribía en la pizarra.

En inglés tengo dos profesores. El que me suele dar todos los días "listening" y "writing" y el que de vez en cuando da "grammar".
El primero es un esparraguín: alto y muy degadito con gafas y mucha pinta de británico. Tiene incluso aspecto de buena persona. ¿El problema? Que el buen hombre tiene esa fea tendencia de hablar para adentro. Habla en braille. Habla en ultrasonidos. Le gusta que el cuello de su camisa sea el primero en enterarse de lo que dice y le gusta aun más que los que están en segunda fila tengan la cabeza girada como gilipollas para adivinar qué dice. Yo suelo estar en la séptima u octava fila porque tengo que cambiar de módulo y me quitan los sitios, por lo que recurrí a la ancestral técnica de decirle la dura verdad: Que llevaba 10 minutos hablando y yo aun no había logrado recibir ningún mensaje claro y completo.


- *Hablando p'adentro* We were talking about phonetic transcription...
-Can you speak louder, please?
-*hablando p'adentro* Yes, of course...
-...
-*hablando aun más p'adentro* Voiced and voiceless...
- O_O

El caso es que si estás casi sentada en sus rodillas sí le escuchas y habla bastante clarito con un acento muy chulo, pero es que no es plan de que 40 personas se sienten en corro en la tarima.
Por otro lado, el hombre que nos da "grammar", habla a un volumen normal y audible. Pero aun ninguno en clase ha logrado comprender una frase entera de lo que dice. No sabemos de dónde es ni en qué lugar del mundo se habla ese inglés, pero el día que salga de clase diciendo que lo he entendido al cien por cien, tendrán que darme el nivel profesional de inglés ipso facto.


Y finalmente... el profesor de la peor y más aburrida asignatura que tengo CON DIFERENCIA.
Literaturas Europeas está impartida por un hombre que se ha escapado de una novela de Jane Austen. Va como un pincel, el peinado es absolutamente indescriptible y sus gestos no tienen precio. Nada más verle supe que iba a dar juego.
Pero no me imaginaba que tanto. Es una mina de características que pueden proporcionarme grandes ratos de maldad gratuita. El señor este tiene una voz profunda y encima habla lento, con grandiosas pausas dramáticas por lo que el ritmo de su discurso tiene una calidad de mierda. Es la némesis del de Lengua Española. Muy parsimonioso, sin prisas, agobiante de lo lento que es... ¿que lleva dos horas y tenemos que irnos? no pasa nada, él termina, que se esperen los otros. Además, habla en italiano, francés, griego, latín... y ni los de Humanidades tienen tanto nivel en latín, por lo que tenemos que pedirle traducciones. Y divaga. Divaga mucho. Empieza a hablar de Aristóteles y salta a Sartre para ir después a Goethe, después a Quintiliano y volver a Aristóteles creyendo que llega a alguna gran conclusión. Empezamos las clases tratando de definir conceptos... pues yo todavía no tengo ninguno. Solo tengo 6 hojas de apuntes con saltos espacio-temporales y reseñas aristotélicas.
Y además la asignatura en sí es infumable. Insoportable, sencillamente. No hay por dónde cogerla. Y no es que yo sea de ciencias, que también... es que no lo soporta nadie.
Y sus salidas de clase son tan, pero tan épicas... solamente le falta un fulard y enroscárselo al cuello en plan Cruela De Vil... sencillamente terrible.

Después de contarle esto mi ex-profesora de Mates me ha obligado a apuntarme mis pensamientos durante las clases para que algún día escriba un libro.
Creo que me censurarían el 90%. Y si lograse publicarse íntegro... no aprobaría ni caundo Ramoncín dejase que alguien se descargase discos en su casa.


Para que luego digan que no me lo ponen a huevo

4 comentarios:

  1. ¡Ea! Veo que no te aburres (demasiado / aun) por la carrera de letras (yo me moría x_x). Si en el instituto ya dan que hablar los profesores, a mi me entran ganas de pasarme por la universidad un día, que seguro que los de allí se superan a si mismos, pero ya me tocara ya.
    Se te empezaba a echar de menos por aquí ¿eh? =P.
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Si quieres un consejo gratuito basando en mi experiencia universitaria... cómprate el libro recomendado y estudia de ahí. Si vas a clase, que sea sólo para complementar lo que dice el libro con lo que explica el profesor, pero no te fíes sólo de los apuntes para estudiar, porque hay dos tipos de profesores:
    a) Los que al dar clase se ponen a divagar y no sueltan una frase coherente.
    b) Los que leen textualmente del libro de texto y lo dictan

    ResponderEliminar
  3. Voy a tener que ir a dar un beso a todos y cada uno de tus profesores. Me has proporcionado uno de los ratos más agradables y orgásmicos de esta semana, y ni siquiera estabas delante... Eres grande, Gy, muy grande ;)

    Por cierto, cierto persono me ha dicho que soy como tu profesor de lengua... Lo peor es que tiene bastante razón xD Te cae bien, verdad??

    ResponderEliminar
  4. Shiver. Me aburro. Me aburro muchísimo xD Sobre todo en Literaturas Europeas, pero vamos, aun que ese tío estuviese dándome la mejor asignatura de ciencias del mundo... ME ABURRIRÍA. Además, se me hace raro no ver números ni constantes ni nada en mis apuntes. Cuando me acostumbre a eso podré darte una estimación fiable de mi grado de aburrimiento xD

    Luthien, ya veo, de momento tengo los apuntes decentes, pero te haré caso ^^

    Wiz... el de Lengua es... peculiar. No me cae mal de momento pero... me inquieta xDDDDDD sin embargo yo a ti te quiero mucho xDDD

    ResponderEliminar