domingo, 8 de mayo de 2011

Esta vez, la carta es para mí.

Jo, qué bien, ya me apetecía que alguien me escribiese una carta, que me sentía muy poco correspondida...

Pero, no se crean ustedes que a mí me escribe cualquiera, no. He recibido una carta de una importante institución. Y no me ha escrito un funcionario ¿eh? porque pone que viene de parte de la Oficina del Censo Electoral. Eso claramente quiere decir que toda la oficina se arremolinó en torno a un escritorio y todos juntos me escribieron una carta. No obstante creo que en esa oficina tienen que ser pocas personas... y que deben ser parcos en palabras poque la verdad es que no se han explayado demasiado. No he entendido muy bien qué quiereren decirme, pero utilizando mi asombroso poder de deducción he concluido que tiene toda la pinta de ser una invitación, porque mencionan el distito y el local. Y de hecho, creo que me van a invitar a comer y todo ¡porque hasta me han asignado una mesa! Mi madre me ha dicho que la invitación es para el domingo 22 de mayo y la verdad es que no sé que ponerme. Una invitación así no se puede rechazar, porque encima han tenido el detalle de aprenderse la fecha de mi nacimiento y todo. Si es que qué majos son... ¡Un beso grande a todos los trabajadores de la oficina del censo electoral!




Noticia de última hora:

Mi madre me ha abierto los ojos. Me ha dicho que los señores de la oficina del censo electoral solamente me quieren por mi voto. Muy bonito, ¿eh? ¡Muy bonito! Anda que jugar así con mis sentimientos... qué vergüenza. Qué poca sensibilidad... con lo ilusionada que estaba yo. ¡Si pensaba que después de esto me iban a invitar a Moncloa! Pero claro... me han invitado por el interés y no porque sea más maja que las pesetas. Qué disgusto más grande que tengo... ¡pues ahora lo vais a flipar, interesados! ¡Que sepáis que no sé qué voy a hacer con mi voto! Hala, ya lo he dicho. Apuesto a que he dejado a toda la oficina del censo electoral con el corazón en un puño. Y seguro que , encima, se están comiendo las uñas de la otra mano. Que se queden con el desasosiego y la intriga de saber qué voy a hacer con mi voto. Ea, que les den morcillas.

A ver si así aprenden que no se puede jugar con mis ilusiones y después irse de rositas. Mi ira es terrible. Pero terrible, terrible.




.



Este post ha sido escrito por una persona que, matemáticamente, y de acuerdo con las leyes que están actualmente en vigor, está capacitada para ejercer su derecho al voto... acojona, ¿verdad?

1 comentario:

  1. xDDD

    Has tenido entradas chorras, pero creo que te has superado... Da un poco de miedo, la verdad, pero como tampoco puede empeorar mucho la cosa... Yo no puedo votar hasta el año catapún, no se valeee. T__T

    ResponderEliminar